26 sep 2019
Informe CESCE

El electro-hogar crece por quinto año consecutivo y seguirá al alza

En 2018, se vendieron televisores por valor de más de 100.000 millones de euros en todo el mundo, productos que representan el 75% del total de la electrónica de consumo a nivel global. El 27% de los aparatos que importamos procede de China.

Cesce electrodomésticos

El sector electro-hogar creció por quinto año consecutivo en 2018, ejercicio en el que alcanzó una expansión del 5% y registró 9.229 millones de euros en ventas, según datos recogidos en el Informe sectorial de la economía española 2019 elaborado por la Unidad de Riesgos de CESCE, Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación. El segmento de producto que más creció en el último año fue el de las telecomunicaciones domésticas, que aumentaron un 10%. A este crecimiento contribuyeron el buen comportamiento del consumo de los hogares y la consolidación del crecimiento del mercado inmobiliario residencial. El informe indica que, a corto plazo, se espera que se mantenga el aumento en la demanda de aparatos del sector, tanto de reposición como de nuevo equipamiento, aunque la desaceleración económica en la que está inmerso el continente europeo penalizará a los fabricantes españoles a la hora de exportar.

Por empresas, Bosch, con su fábrica Balay en Zaragoza, cerró 2018 con unas ventas en España de aproximadamente 2.500 millones de euros, lo que supone un aumento del 6%. En la misma línea, el fabricante Teka, con sede en Santander, vio aumentar en 2018 un 7% sus ventas, hasta alcanzar los 778 millones de euros. También hay que destacar los últimos datos publicados por el grupo Electrolux, que muestran que sus ventas en España se incrementaron un 8,6%, hasta alcanzar los 166 millones de euros.

China, a la cabeza de las importaciones

Al igual que ocurre en otros sectores, la importancia de China en el peso de las importaciones del sector electro-hogar es cada año mayor. Si en 2013 los productos comprados a este país suponían el 24,5% del total de aparatos eléctricos importados, en 2018 este porcentaje se elevó hasta el 27,1%.

Sólo en la categoría de electrodomésticos, este porcentaje es aún mayor, ya que se ha incrementado desde un 32% en 2013 hasta un 36,7% en 2018. Sin duda, marcas chinas como el gigante de la climatización Haier o grupos como Midea o Hisense tienen cada vez una penetración más importante en el mercado español, sobre todo, si se tiene en cuenta que estamos hablando de los primeros grupos del mercado a nivel mundial. Por ejemplo, Haier es líder del mercado de aire acondicionado con conectividad, con una cuota de mercado de alrededor del 21%. Además, el fabricante chino eleva su cuota internacional en el área de frigoríficos, congeladores y lavadoras a un 14%. El segundo país de origen por importancia de las importaciones en este sector es Polonia, que aglutina un 13,7% del total importado. Allí destaca como principal actor el grupo multinacional Amica, que este mismo año ha llegado a un preacuerdo para la firma de una licencia que le permita comercializar electrodomésticos bajo la marca Fagor. También destaca Turquía. Sus cifras de importaciones aumentan año tras año y supusieron el 8,6% de las compras totales en 2018. Entre sus mayores exponentes están marcas como Vestel –integrada en el grupo Zorlu–, o Beko, del grupo Arcelik. Beko comercializa aparatos bajo su propia marca y también fabrica para la marca blanca del Grupo El Corte Inglés, Carrefour y Auchan.

Secadoras, televisores y móviles copan las ventas

La llamada Línea Blanca se perfila como un segmento en crecimiento y en constante evolución. Según el informe de CESCE, los datos de 2018 arrojan unas ventas para este segmento de 1.721 millones de euros (+ 7,23%), una cifra de crecimiento mucho mejor que la registrada en ejercicios anteriores, cuando se situaba alrededor del 3%. Por su parte, el ascenso del volumen de unidades vendidas fue del 5,2% y superó los 7,1 millones de aparatos.    

Por productos, la secadora fue el que mayor aumento de ventas registró, un 18,2%, aunque se trata de un electrodoméstico poco asentado en nuestro país y, como consecuencia, con gran margen y potencial de crecimiento. Otros electrodomésticos, como hornos y campanas, también registraron aumentos significativos del 10%.

En cuanto a los aparatos de electrónica de consumo, el segmento volvió a recuperar la senda positiva en 2018, con unas ventas de 1.437 millones de euros y un crecimiento del 2,44%, después del descenso del 2,57% vivido en 2017.

El mérito de este repunte de las ventas en España para este subgrupo se lo llevaron los televisores, que representan ya el 75% del total de la electrónica de consumo a nivel global. Se trata del producto que más vio crecer sus ventas, un 72% en el caso de los LCD y un 3,5% en el caso de los LED. Otros productos que también obtuvieron cifras positivas en 2018 fueron los complementos de los televisores, como barras de sonido, soportes, altavoces y docking. El resto de productos de la gama vieron descender sus ventas un año más, entre ellos, todas las categorías relacionadas con los plasmas, DVD y videocámaras.

Según datos recogidos en el informe de CESCE, el mercado mundial de los televisores creció un 5% y alcanzó unas ventas superiores a los 100.000 millones de euros en 2018, con una evolución similar en el mercado español. Factores como el Mundial de Rusia, la expansión de la tecnología 4K y la televisión a la carta han disparado las ventas, especialmente, de los modelos de gran tamaño. Por marcas principales, Samsung lidera el mercado con una cuota del 26,6%. Además, hay que destacar la llegada, en 2019, de dos gigantes chinos: TCL y Xiaomi. Según datos del informe, LG representa el 13,75% del mercado; Sony, el 13,50%; Philips, el 4,69%; Panasonic, el 4,04%; Vestel, el 3,69%, y Apple, el 2,35%.

El segundo grupo de electrodomésticos por facturación lo ocupa el de las telecomunicaciones domésticas, con unas ventas de 1.667 millones de euros y el mayor incremento del sector electro-hogar, con un aumento del 10,3%. Dentro de este segmento, los módems portátiles fueron los que mejor comportamiento mostraron, reflejo de las necesidades de conectividad y movilidad que demandan los consumidores. La misma tendencia positiva han seguido los wearables (+38%) y los smartphones que siguen creciendo de manera constante (+11,2%) y que se renuevan forzados por su, cada vez más rápida, obsolescencia.

En cuanto a los pequeños aparatos electrodomésticos, el auge de los concursos de televisión enfocados a la cocina ha permitido que todos los aparatos relacionados con ella crezcan anualmente. Así, en 2018, las panificadoras han aumentado sus ventas en un 40%, los grills un 13,5%, los robots de cocina un 11% y los fun cooking un 11%.

En cuanto a la informática doméstica, en 2018 siguió creciendo aunque de manera más discreta, un 1,48%, hasta conseguir 1.576 millones de euros. Este sector arrastra tres años consecutivos de aumentos que no alcanzan el 2%, ascenso que es reflejo de un cierto estancamiento del mercado de los PC. Esto pone de manifiesto la tendencia de los usuarios a alargar la vida útil de los ordenadores. De hecho, los últimos datos aportados por la multinacional líder en procesadores, Intel, explican que, frente a una actualización media de los equipos de cuatro años, hemos pasado a seis años, un espacio de tiempo, que ralentiza las ventas de este segmento.