Pasar al contenido principal
Fecha
Economía
15 Feb 2019

La inflación se mantendrá en el entorno del 1% en los próximos meses

En enero, la inflación disminuye dos décimas hasta el 1,0% debido a la desaceleración de los precios de todos los grandes grupos de la cesta. Así, a la moderación de los precios energéticos de los últimos meses, se ha unido un menor avance de la subyacente y también de los alimentos no elaborados.

De cara a los próximos meses, CEOE considera que la inflación seguirá moderándose, manteniéndose alrededor del 1%, para lo que contará con la ralentización de la inflación subyacente, en un entorno de desaceleración económica.

media-file-321-ipc-supermercado.jpg

En el mes de enero, la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) disminuye dos décimas hasta situarse en el 1,0%, mostrando un rápido descenso desde el 2,3% registrado en octubre, debido, fundamentalmente, a la evolución de los precios energéticos.

La inflación subyacente disminuye una décima hasta el 0,8%. Analizando sus componentes, se observa que todos ellos continúan registrando incrementos muy moderados e incluso minoran su ritmo de avance. En concreto, los precios de los Servicios disminuyen una décima hasta el 1,4%. Los precios de los Bienes industriales sin productos energéticos disminuyen una décima hasta el 0,1%. Y los de los Alimentos con elaboración, bebidas y tabaco se desaceleran una décima hasta el 0,4%.

Los Alimentos sin elaboración, aunque han pasado a erigirse como el grupo más inflacionista de la cesta, también minoran el ritmo de variación de sus precios en casi un punto porcentual hasta el 2,3%. Algunos de los componentes que mostraban incrementos de precios más abultados, como las frutas frescas, se han ralentizado. Además, otros, como aceites y grasas, pescado fresco y congelado o leche registran descensos de precios en términos interanuales.

Los precios energéticos han desacelerado significativamente su ritmo de avance gracias al descenso del precio del petróleo de los últimos meses. En concreto, la tasa interanual en enero de los precios de los productos energéticos fue del 1,5%, seis décimas menos que en diciembre y lejos de las tasas de dos dígitos registradas hasta hace tres meses. 

En cuanto al precio del petróleo, en enero aumentó moderadamente, alcanzando el crudo Brent los 59,0$/barril de promedio, un 5% más que en diciembre, aunque en términos interanuales se situó un 14,8% por debajo de los precios de enero de 2018. En euros, el descenso con respecto al año anterior es algo más suave, un 9%, debido a la depreciación de la moneda europea frente al dólar. Entre las causas que han influido en el incremento del precio del petróleo destacan los recortes de la producción por parte de la OPEP y de otros productores, entre los que se encuentra Rusia, en 1,2 millones de barriles al día, que se ha comenzado a aplicar en enero y se mantendrá durante el primer semestre del año. En lo transcurrido de febrero, el precio del petróleo sigue aumentando ligeramente, situándose en promedio de estos primeros días en 62,9$/barril, lo que supondría una caída interanual del ‑3,6% en dólares y un aumento del 4,3% en euros.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado se situó en el 1,0% en enero, dos décimas menos que el mes anterior, y el índice promedio de la Unión Económica y Monetaria disminuyó también dos décimas hasta el 1,4%. Así, y como sucede siempre que los precios energéticos se reducen de forma notable, el diferencial con la zona euro acumula tres meses en negativo.

Actualidad relacionada

Economía

El vicepresidente y comisario de Euro y Diálogo Social de la Unión Europea, Vladis Dombrovskis, y directivos de empresas europeas han coincidido en la importancia de la internacionalización para el desarrollo de la industria europea, durante la última de las jornadas de los Días de la Industria en Europa, que se celebraron del 23 al 26 de febrero.

Economía

La vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, participó este jueves los Días de la Industria de la UE, en los que se han abordado los principales desafíos que tiene por delante el sector industrial europeo, como son la transición ecológica y la digitalización.

Economía

A lo largo de la historia, la industria ha actuado como el principal motor del cambio para la sociedad y ha sido indiscutible generadora de progreso y bienestar. Y desde hace prácticamente un año, inmersos como estábamos ya de lleno en la cuarta revolución industrial, el mundo entero ha tenido que hacer frente a una pandemia que ha puesto definitivamente en jaque el paradigma económico que ha estado vigente hasta la fecha.