Pasar al contenido principal
Fecha
Economía
01 Mar 2018

CEOE destaca que la economía crece por encima del 3% por tercer año consecutivo

La demanda interna aumenta su aportación hasta los 3,2 puntos porcentuales en el cuarto trimestre

La economía española ha mantenido su ritmo de avance en el cuarto trimestre de 2017, con un aumento trimestral del 0,7%. En tasa interanual, mantiene su ritmo de crecimiento en el 3,1% y el empleo avanza un 2,9%, tasa idéntica al trimestre anterior.

media-file-1252-valoracion-de-los-datos-del-pib-noticia.jpg

En el conjunto de 2017, el aumento del PIB y del empleo se sitúa en el 3,1% y 2,8%, respectivamente, tasas ligeramente inferiores a las registradas en 2016. Con estos resultados, el PIB mantiene por tercer año consecutivo avances superiores al 3%. Cabe destacar que esta favorable evolución de la economía se ha producido en un entorno de mejora del contexto internacional y tipos de interés en mínimos, lo que ha facilitado que continúe la corrección de los desequilibrios macroeconómicos: superávit en la balanza de pagos, contención del déficit público y reducción de la tasa de paro.

Del análisis más detallado de este dato del PIB del cuarto trimestre cabe señalar:

  • La demanda interna incrementa su aportación al crecimiento del PIB hasta los 3,2 puntos porcentuales, dos décimas más que el trimestre anterior, mientras que el sector exterior disminuye en dos décimas su aportación y resta una décima al crecimiento.
  • Todos los componentes por el lado de la demanda contribuyen en términos interanuales al aumento del PIB en este periodo, al igual que todas las principales ramas productivas.
  • Dentro de la demanda interna destaca la mejora de la inversión en equipo, que alcanza ritmos del 7,9% interanual, tras acelerarse más de un punto porcentual con respecto al trimestre anterior. Además, la inversión en construcción sigue mostrando un crecimiento muy robusto (4,8%), aunque se desacelera ligeramente con respecto al tercer trimestre. Las favorables condiciones financieras, unido a las positivas expectativas sobre la economía española y el entorno exterior, continúan apoyando el dinamismo de la inversión.
  • En lo que respecta al consumo de los hogares, mantiene un elevado dinamismo en el cuarto trimestre, con un avance del 0,6% trimestral y un crecimiento interanual del 2,5%. Por su parte, el consumo público se acelera un punto porcentual hasta el 2,4% interanual, la tasa más elevada desde finales de 2015.
  • Respecto a la demanda exterior, se observa una desaceleración en términos interanuales tanto de las exportaciones como de las importaciones, si bien, la mayor desaceleración de las exportaciones hace que la aportación al crecimiento se vea reducida hasta -0,1 puntos porcentuales. En el caso de las exportaciones, han sido los componentes de servicios turísticos y no turísticos los que han mostrado una mayor pérdida de dinamismo, mientras que los bienes se han desacelerado ligeramente. Por su parte, las importaciones han mostrado un comportamiento similar, con una mayor desaceleración de su componente de servicios, si bien menos intenso en el caso de los servicios turísticos.
  • Por el lado de la oferta, destaca la consolidación de la recuperación del sector construcción, que incrementa su tasa de crecimiento hasta el 5,4% interanual, tras un crecimiento trimestral elevado, y la aceleración de la actividad de la industria, cuyo VAB avanza un 4,6% interanual en este periodo, siete décimas más que en el trimestre anterior. Los servicios mantienen su dinamismo en términos interanuales (2,5%), destacando el elevado crecimiento que mantienen las Actividades profesionales e Información y comunicaciones.
  • La economía española mantiene estable el elevado ritmo de creación de empleo, con una tasa interanual del 2,9%. Esto supone un incremento neto de 506.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en el último año. Mientras, la productividad por trabajador mantiene su avance en el 0,2%.
  • El deflactor del PIB continúa la senda de gradual aceleración mostrada durante todo el año y se sitúa en el 1,2%, dos décimas superior al del trimestre anterior.

En definitiva, la economía española vuelve a registrar un crecimiento elevado en 2017, superior a los de sus socios comunitarios, pero con una senda de suave desaceleración a lo largo del ejercicio. En el conjunto del año, el crecimiento ha sido equilibrado, con una aportación positiva tanto de la demanda interna como del sector exterior (2,8 p.p. y 0,3 p.p., respectivamente). Esta evolución ha contribuido a que continúe la corrección de los desequilibrios macroeconómicos: superávit en la balanza de pagos, contención del déficit público y reducción de la tasa de paro.

Sobresale, por el lado de la demanda, el comportamiento de la inversión tanto en equipo como en construcción. Por el lado de la oferta, cabe destacar el dinamismo del sector de la construcción y la industria, con un comportamiento más moderado del sector servicios.

Actualidad relacionada

Economía

En abril, el IPC repuntó hasta el 2,2% interanual (1,3% anterior) debido al aumento de los precios de los productos energéticos. Las restricciones de oferta continúan impulsando al alza los precios del petróleo, que registran incrementos muy elevados en términos interanuales, ya que en 2020 sufrieron una notable caída durante los primeros meses de la crisis. 

Economía

El martes 20 de abril, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley 6/2021, por el que se adoptan medidas complementarias de apoyo a empresas y autónomos afectados por la pandemia de COVID-19.