03 oct 2019
Turismo

CEOE plantea la necesidad de reforzar el turismo en la agenda europea tras la crisis de Thomas Cook

CEOE muestra su preocupación ante la grave situación generada por la crisis del turoperador Thomas Cook. La patronal se ha movilizado para canalizar y reforzar las propuestas aportadas por los sectores y territorios afectados. 

Avion
©Pixabay

Además, los empresarios remarcan la necesidad de incluir en la agenda europea el debate sobre un sector tan importante como el turismo, ante este tipo de acontecimientos.

CEOE respalda y reconoce la rápida actuación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para mitigar los efectos negativos de la quiebra de Thomas Cook sobre las empresas españolas y sus trabajadores, especialmente en los territorios de Baleares y Canarias, así como en otros destinos habituales en Andalucía, Cataluña y Valencia.

La Confederación recuerda que Europa es el destino turístico mundial por excelencia, y que el sector turístico es estratégico en la economía española, tanto en PIB (11,7 por ciento) como en empleo (12,8 %), y que tiene un impacto inducido sobre otros sectores como la restauración, el comercio o el transporte. Además, este peso es esencial en la economía de las islas y otros destinos turísticos.

Por esta razón, CEOE aboga por reforzar la perspectiva turística en aquellos aspectos que son abordados por instancias europeas y que afectan al turismo. Los empresarios comparten con el Gobierno en funciones la necesidad de adoptar medidas nacionales urgentes y proponen actuaciones concretas en ámbitos tan importantes como la conectividad, la fiscalidad y laboral.

Generar un sistema de incentivos y campañas de comárketing que faciliten y propicien la conectividad con las islas es una demanda tradicional que adquiere ahora carácter de urgencia.

Las facilidades financieras son también necesarias por la crisis de tesorería que pueden ocasionar los impagos de Thomas Cook, y la necesidad de afrontar el pago de facturas de proveedores y otros conceptos, así como ventajas fiscales para aliviar el impacto. Además, en el ámbito laboral, se deben adoptar medidas dirigidas expresamente a los trabajadores, que inevitablemente se van a ver afectados.

La actuación en un doble sentido, sobre las empresas y los trabajadores, contribuirá a reducir el impacto de la crisis en la economía local. Estas medidas de choque no ocultan la necesidad de avanzar y profundizar en medidas estructurales, tanto por el lado de la oferta como de la demanda, que reduzcan la concentración y faciliten la diversificación para aminorar los riesgos.

 

Logos