Pasar al contenido principal
Fecha
Opinión
12 Feb 2021

"Tenemos que trabajar en una reconstrucción económica y social que no haga que los ciudadanos más vulnerables vuelvan a la casilla de salida"

Desde la CEOE, como representación de la empresa española, tienen claro que los ODS no deben trabajarse de forma aislada, sino transversalmente, de manera que impregne toda acción de empresas, administraciones y organizaciones sociales. Antes de esta pandemia, y de las crisis que arrastra consigo, el foco de la CEOE ya estaba puesto en estos objetivos internacionales, pero ahora se hace más necesario, sobre todo para no dejar a nadie atrás, sumando voluntades y alianzas. “Y es lo que los ciudadanos esperan de nosotros, amplitud de miras, generosidad y búsqueda permanente del interés general”, afirma Fátima Báñez.

Fátima Báñez - Cumbre Empresarial
Fátima Báñez, Presidenta de la Fundación CEOE

Fátima Báñez

Presidenta de la Fundación CEOE

En una reunión reciente con el CERMI, como presidenta de la Fundación CEOE se comprometió a intensificar la colaboración de los empresarios en la campaña de la casilla 'Empresa Solidaria del Impuesto de Sociedades', ¿de qué manera se materializa este comp

Tanto en CEOE como en su Fundación, tenemos claro que las empresas son, por supuesto, el principal motor económico de este país. Esto es fundamental para la recuperación económica que -entre todos- tenemos que afrontar ante la crisis del COVID-19. Su principal misión es generar riqueza y oportunidades, y gracias a ese compromiso están cuidando de las personas en esta pandemia, priorizando el mantenimiento del empleo en un difícil escenario económico.

Además, en estos meses, han intensificado la acción social, directamente o en coordinación con las administraciones públicas, para que nadie se quede atrás, porque juntos -sector público y sector privado- llegamos más lejos.

El compromiso de la Fundación CEOE con la campaña de la casilla 'Empresa Solidaria del Impuesto de Sociedades' es total desde que esta fórmula de apoyo al tercer sector de acción social se articuló en el año 2019. 

Ahora bien, pensamos que, precisamente por el contexto que estamos atravesando, toda contribución es poca para reforzar la labor esencial que realizan las organizaciones sociales de nuestro país, que tienen más necesidades que nunca y las están teniendo que atender en unas condiciones muy difíciles.

Desde Fundación CEOE aprovecharemos toda la capilaridad entre tantas y tantas empresas y organizaciones empresariales de este país para seguir concienciando sobre la necesidad de marcar esta opción en la liquidación del Impuesto de Sociedades. 

Es muy sencillo, y no supone un coste añadido para las empresas. Sucede como con la casilla de la declaración de la renta, a la que tan acostumbrados estamos, para destinar el 0,7% del IRPF a fines sociales, solo que ahora se ofrece también esta opción a las empresas.

El instrumento está bien diseñado, y me consta que ha habido un importante trabajo detrás no solo de la Administración central, sino del tercer sector y del movimiento de la discapacidad organizado en torno al CERMI. La casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades ya existe, ahora solo tenemos que seguir dándole visibilidad, porque cuando se conoce, las empresas españolas quieren ayudar siempre.

¿Cuál es a su juicio el valor de esta opción solidaria en el Impuesto de Sociedades?

Las organizaciones del tercer sector atendían, antes de la pandemia, a más de siete millones de personas en situación de vulnerabilidad de nuestro país. Llegan muchas veces donde las administraciones no alcanzan. Por tanto, las organizaciones sociales son merecedoras de todo el reconocimiento social y apoyo posible para ayudarlas en su intensa labor.
 
Pero con la situación actual, las necesidades son mayores. Por ello, este nuevo instrumento que refuerza sus capacidades es positivo para las organizaciones y, lo más importante, para los millones de personas beneficiarias finales de su labor.

En ese mismo encuentro apostaba también por la búsqueda de fórmulas de trabajo colaborativas en relación con los proyectos presentados por la propia CEOE a los fondos europeos para lograr que la igualdad y la diversidad sean aspectos competitivos del país

La interlocución de la Fundación CEOE con las organizaciones del tercer sector es permanente. Como ejemplo, quiero destacar que tenemos múltiples iniciativas en marcha como el programa ‘Empresas que ayudan’, que desplegamos en abril de 2020 con el fin de utilizar la capilaridad de CEOE con las empresas y autónomos españoles para conectar, por un lado, necesidades de las ONG que están a pie de calle ayudando a las personas con más necesidades por culpa de la pandemia y, por el otro, la ayuda generosa que muchos autónomos y empresas están dispuestos a prestar y que únicamente necesitan que esa pulsión altruista sea canalizada y organizada.
 
Asimismo, en el marco de este proyecto hemos impulsado también la iniciativa ‘Digitalización sostenible’, con la participación de los principales Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (Ecotic, Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec y ERP España y la colaboración de la Fundación SEUR). 
 
Con este proyecto, las empresas pueden donar dispositivos tecnológicos como ordenadores o tabletas para luchar contra la brecha digital en aquellos colectivos que más dificultades de acceso a las nuevas tecnologías tienen. 
 
Además, este proyecto sirve para dar una segunda vida a aparatos electrónicos y, de este modo, reducir la huella medioambiental. Todos estos dispositivos los hacemos llegar a organizaciones sociales, a fin de que lleguen a las personas en situación de mayor vulnerabilidad.
 
Con estos ejemplos, quiero poner de relieve que no solo contamos con el tercer sector de acción social para la reconstrucción, que por supuesto, sino que ya lo hacíamos antes de la pandemia y lo hacemos en el presente para paliar en lo posible los efectos sociales y económicos de la crisis.
 
Dicho esto, el mismo enfoque colaborativo es el que debe impregnar la puesta en marcha de los fondos europeos para la reconstrucción. Sobre todo, porque es la propia Unión Europea la que nos señala que los proyectos que opten a estos fondos deben alinearse con determinados vectores, como la transición ecológica o la digitalización, pero también de manera trasversal con los de la igualdad y la diversidad.
 
En este sentido, CEOE ha presentado hasta 21 iniciativas estratégicas de país para colaborar con el Gobierno en canalizar y hacer más efectivos los fondos europeos, y no es casualidad que uno de ellos se refiera concretamente a la igualdad de oportunidades.

¿Cuentan con el Tercer Sector como agente social para la reconstrucción tras la pandemia y no solo como beneficiario de las decisiones políticas y empresariales?

Desde luego, la voz del tercer sector debe ser oída. No puede ser un agente pasivo en la reconstrucción. Por ello, es una buena noticia que cuente desde hace tiempo con ámbitos propios de colaboración con la Administración, en los que poder trasladar su visión de las cosas, en este caso de cómo salir de la crisis.

En este sentido, del mismo modo que el papel fundamental que desarrollan las empresas en el diálogo social tripartito, la suma de puntos de vista y de esfuerzos no hace sino enriquecer y dar más impulso para la recuperación.

El empleo es fundamental para la inclusión y desde el sector de la discapacidad siempre se ha defendido así, ¿entienden desde la empresa, por su parte, la importancia de lo social y de su compromiso con el Estado de bienestar?

El empleo es la mejor política social y de inclusión que se puede llevar a cabo. El empleo ofrece oportunidades de vida a las personas y las hace más libres e independientes. Y, en consecuencia, la creación de puestos de trabajo no solo tiene un efecto positivo en la economía y la riqueza del país, sino también en el ecosistema social y en la vida de cada ciudadano.

El compromiso de la empresa española con la inclusión de todos, especialmente de aquellos en situación de mayor vulnerabilidad, es permanente. Por supuesto, falta mucho camino por recorrer, pero estamos en la buena dirección.

Por ejemplo, durante los últimos años, la empleabilidad de las personas con discapacidad, uno de los grupos sociales más excluidos históricamente del mercado de trabajo, ha experimentado un importante avance. Insuficiente todavía, pero muy importante. Ahora tenemos una crisis que afectará al empleo de todas las personas, pero tenemos que trabajar en una reconstrucción económica y social que no haga que los ciudadanos más vulnerables vuelvan a la casilla de salida.

Para ello, primero tenemos que luchar entre todos para superar la dimensión sanitaria de esta crisis. Con este fin, hemos puesto en marcha, desde la Fundación CEOE, el ‘Plan Sumamos. S + E – Salud más Economía’, con objetivos como la realización de test de detección de coronavirus en el ámbito empresarial; la sensibilización sobre la necesidad de cumplir por parte de toda la ciudadanía las recomendaciones de prevención del contagio, y la concienciación sobre la importancia de descargarse la aplicación móvil ‘Radar Covid’ para multiplicar la capacidad de rastreo de las autoridades sanitarias.

En paralelo, trabajamos también para impulsar la inclusión laboral de las personas con discapacidad y, muy especialmente, de las mujeres, que afrontan una situación especialmente compleja para acceder al mercado laboral. Es por lo que, junto a la Fundación ONCE y la Conferencia de Consejos Sociales de Universidades hemos puesto en marcha el ‘Programa Radia’, con el fin de favorecer la capacitación en digitalización de las jóvenes con discapacidad, para que puedan estar preparadas no solo para el mundo que nos viene, sino para el que ya tenemos: un entorno laboral cada vez más digital.

¿Trabaja la Fundación CEOE en línea con los ODS y las alianzas que fomentan estos objetivos? ¿De qué manera?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una guía para toda la sociedad y nos interpelan a todos. Si no damos cada uno lo mejor de nosotros mismos, llegaremos a 2030 con muchos deberes sin hacer. Por ello, pese a las dificultades que tenemos por delante, tenemos que seguir teniendo puestas las luces largas y hacer que los 17 ODS estén muy presentes.

Desde CEOE, como representación de la empresa española, lo tenemos muy claro y cada día más. Los ODS, además, no deben trabajarse de forma aislada, sino que han de estar presentes de forma transversal en toda la acción de empresas, administraciones y organizaciones sociales en su día a día.

Cuando trabajamos entre todos para salir de la crisis sin dejar a nadie atrás; cuando favorecemos la inclusión de las personas con más dificultades; cuando administraciones, empresas y tercer sector luchamos contra la huella climática, y cuando trabajamos por la igualdad de género estamos haciendo Agenda 2030. Si, además, lo hacemos sumando voluntades, tejiendo Alianzas, se multiplican los resultados. Y es lo que los ciudadanos esperan de nosotros, amplitud de miras, generosidad y búsqueda permanente del interés general.

 

Publicado en cermi.es

Actualidad relacionada

Opinión

La Unión Europea nos ha abierto una ventana de oportunidad histórica, a través de los fondos Next Generation, que no podemos dejar escapar.

Opinión

Posiblemente la cultura ha sido y es uno de los signos identitarios de nuestro país. El talento y la creatividad de los españoles es referente mundial en muchos de los ámbitos que la integran.

Opinión

En la actualidad podemos identificar seis grandes retos, de cuya respuesta inmediata puede depender la dimensión del impacto de los fondos en España.