13 ago 2019
Índice de Precios de Consumo

La inflación continua en niveles bajos

En el mes de julio, la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) se acelera una décima hasta situarse en el 0,5%. Por lo tanto, la inflación se consolida en niveles muy bajos, lo que confirma la ausencia de pensiones inflacionistas en la economía española.

IPC

Además, la inflación subyacente se estabiliza en el 0,9% en tasa interanual. Analizando sus componentes, se observa que todos ellos continúan registrando incrementos muy moderados. Así, los precios de los Servicios mantienen su tasa de variación en el 1,4%. A pesar del aumento de los precios del transporte, los precios de hoteles, cafés y restaurantes han registrado un incremento inferior al de julio del año pasado. Por su parte, los precios de los Bienes industriales sin productos energéticos y los Alimentos con elaboración, bebidas y tabaco repuntan una décima hasta el 0,3% y el 0,4%, respectivamente.

Los Alimentos sin elaboración anotan una notable aceleración, desde el 0,6% hasta el 1,6%, rompiendo la senda de moderación que venían mostrando los últimos meses debido, fundamentalmente, al precio de las frutas, que bajan menos de lo que lo hicieron en julio del año pasado. La carne de porcino, las legumbres y hortalizas y las patatas son los productos con mayor crecimiento interanual de sus precios.

Los precios energéticos en julio continuaron la senda de moderación iniciada en abril, si bien de forma menos acusada. En concreto, la tasa interanual en este mes de los precios de los productos energéticos fue del -2,4%, dos décimas más que el mes anterior.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado se situó en el 0,6% en julio, la misma tasa que en junio, y el índice promedio de la Unión Económica y Monetaria desaceleró hasta el 1,1%. Así, el diferencial con la zona euro sigue siendo negativo (aunque en este mes se ha reducido a cinco décimas), un resultado que ocurre habitualmente cuando  hay un decenso acusado de los precios energéticos, debido a nuestra mayor dependencia energética.

De cara a los próximos meses, la inflación se mantendrá por debajo del 1,0%, para lo que contará con la ayuda de la inflación subyacente, en un entorno de menor dinamismo económico y siempre que no se produzcan shocks externos negativos. La mejora de la competitividad-precio de la economía española, vía moderación de la inflación, solo será sostenible en el tiempo si va acompañada de la contención de otros costes (fiscales, laborales...).