26 jun 2019
Comisión de Relaciones Internacionales

El investigador principal del Real Instituto Elcano, Federico Steinberg, en CEOE

Encabezó la reunión la presidenta de CEOE Internacional, Marta Blanco.
Marta Blanco durante la Comisión de Relaciones Internacionales de CEOE
©CEOE

La presidenta de CEOE Internacional, Marta Blanco, presidió la Comisión de Relaciones Internacionales (CEOE Internacional), siendo uno de los puntos del orden del día el contexto económico internacional y, en concreto, las tensiones comerciales. Para abordar este asunto, se contó con la participación del Investigador principal del Real Instituto Elcano, Federico Steinberg. Durante su intervención, analizó el contexto internacional, las relaciones comerciales tensiones comerciales y la rivalidad tecnológica entre Estados Unidos y China, así como las implicaciones que todo ello podría tener para las empresas españolas.

Respecto al contexto internacional, existe un debate sobre el proceso de desaceleración económica global. La realidad es que se están generando nuevas dinámicas geoestratégicas al margen de las relaciones económicas internacionales.

El comercio internacional entra en una nueva etapa que precisa repensar un nuevo escenario. Nos encontramos con un comercio cada vez más complejo (cadenas de valor, comercio de servicios, …), con un auge del proteccionismo y una demanda de límites a la globalización en países avanzados, así como fenómenos de desintegración, que puede tener como efecto una desaceleración del comercio internacional de mercancías, al mismo tiempo que se están incorporando nuevos temas en la agenda empresarial, tales como el cambio climático, derechos humanos, estándares laborales, etc.

Además, nos encontramos con una transformación del orden comercial multilateral, con una crisis y necesidad de reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Todo ello unido a la creación de un ecosistema de nuevas tecnologías, que se mezclan con la globalización.

La Unión Europea, ante este nuevo escenario en el que existe una crisis del sistema multilateral de comercio, defiende la necesidad de preservar el orden internacional. En efecto, la OMC es el mínimo común denominador y la UE tiene que hacer un esfuerzo por preservar dicho orden internacional en sus relaciones con los diferentes bloques económicos.  

Las preocupaciones existentes en estos momentos tienen un calado y magnitud tal que ponen de manifiesto la necesidad de acordar estrategias en las que se pueda encauzar la situación, con la reforma de la OMC, deseada por muchos países, como una prioridad.

En cualquier caso, la política comercial no puede estar aislada del resto de políticas y debe estar integrada con la política de defensa de la competencia e industrial, la internacionalización del euro, la regulación de la globalización financiera y de la política exterior en su sentido más amplio, así como trabajar para legitimar la apertura comercial y financiera. Y, en este contexto, la Unión Europea debe mantener la unidad de acción.