09 ene 2020
Laboral

Sólo uno de cada diez autónomos prevé contratar en 2020

La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos-ATA, como en años anteriores, ha realizado una encuesta para conocer la situación de los trabajadores autónomos, su valoración de 2019 y cómo afrontan el 2020.

Lorenzo Amor, presidente de ATA
Lorenzo Amor, presidente de ATA

Diferentes organismos internacionales advierten que economía española está frenando su ritmo de crecimiento y todo parece indicar que en el 2020 se mantendrá esta tendencia. Se ha preguntado a los autónomos qué opinan sobre dichas afirmaciones y el 85,55% están de acuerdo con que este año la economía seguirá un ritmo descendente, frente a un 7,37% que piensa que no y un 7,08% que no sabe o no contesta.

Si bajamos al detalle y les preguntamos por la actividad de su propio negocio en la actualidad, casi el 50%, concretamente un 49,26% asegura que va peor que en años anteriores; uno de cada tres (el 37,76%) igual que en años anteriores y sólo un 12,68% asegura que mejor.

Para la mayoría de los autónomos cuyas actividades han empeorado (el 81,2%) acusan como causa principal la disminución del volumen del negocio. Los siguientes factores que repercuten negativamente en estas empresas, aunque en mucha menor medida, son: los impagos procedentes de los clientes, que han repercutido negativamente para el 4,24% y la falta de acceso al crédito para un 2,42%.

Además de dibujar la coyuntura actual de las empresas de los autónomos hemos querido conocer sus expectativas sobre éstas de cara al 2020 que acaba de empezar. En este sentido, para la mitad de los autónomos sus expectativas de negocio son positivas o al menos estables. El 40,2% asegura que se mantendrá igual y un 11,38% espera que mejorará. Hay que señalar que los autónomos ya nos han comentado (pregunta 2) que el 37%, uno de cada tres, en 2019 ha mantenido la misma actividad económica que en años anteriores. Para cuatro de cada diez autónomos su situación irá a peor en 2020 (42,73%); un 5,69% no sabe, o no contesta.

Autónomos y empleo
El Barómetro del Trabajo Autónomo de ATA también se interesa por conocer si los autónomos tienen asalariados a su cargo. El 62,39% de los autónomos contestaron que sí tenían trabajadores a su cargo frente al 37,61% que no.

En 2019, de los autónomos que tienen algún trabajador a su cargo, el 52,86% de los autónomos no realizaron algún tipo de contrato frente al 46,19% que sí tuvieron la necesidad de contratar para su actividad.

Profundizando en esta cuestión, preguntados si en los próximos meses tendrían que prescindir de algún empleado, el 48,24% manifiesta que no lo hará, frente a uno de cada tres (32,81%) que afirma que posiblemente tendrá que despedir a algún trabajador.

Continuando con las expectativas de contratación de cara al 2020 no son muy alentadoras: tan sólo el 11,61%, es decir uno de cada diez, prevé contratar frente a casi el 80% (79,76%) que no.

Preguntados por los motivos por los que no tienen la intención de sumar nuevos trabajadores a sus empresas a corto/medio plazo, los autónomos han respondido que la situación socioeconómica actual es la principal causa para el 54,31%. Para casi un 25%, (24,34%) es por problemas económicos por los que pasa su negocio por lo que no puede contratar a otras personas y para el 14,98% su actividad no lo requiere.

La financiación deja de ser un problema para la mayoría de los autónomos
El acceso al crédito es una cuestión capital para el colectivo de autónomos. En el Barómetro de Trabajo Autónomos de ATA hemos preguntado si en 2019 se han dirigido a alguna entidad financiera para solicitar financiación. A este respecto, destaca que dos de cada tres autónomos preguntados (el 67,17%) no se ha dirigido a ninguna entidad financiera frente al 32,53% que sí lo han necesitado.

En cuanto a la respuesta obtenida por la entidad financiera, el 59,46% no ha tenido ninguna dificultad a la hora de concederle el crédito y ha obtenido la cantidad requerida y al 21,62% se le ha adjudicado pero en una menor cuantía. Es decir, al 80% de los autónomos que acudieron en 2019 a solicitar financiación les fue concedida. Para un 5,41% de los trabajadores por cuenta propia su petición está en proceso de estudio. En la otra cara de la moneda se encuentran aquellos en los que les fue denegada la operación (13,51%).

Morosidad: 4 de cada 10 autónomos la sufren
La morosidad tanto pública como privada es una de las dificultades más importantes a la que se enfrentan muchos autónomos. Hemos consultado a los autónomos si han sufrido retrasos en el cobro de sus facturas (entendiendo esta demora por 60 días o más). Un 56,84% no se han visto afectados por la morosidad frente a un 39,21% que sí la han padecido.

De ese 40% que sigue sufriendo la lacra de la morosidad, el 20% tarda más de 6 meses en cobrar las facturas de los trabajos realizados y el 43% recibe el pago a estos trabajos en un periodo de entre 3 y 6 meses. El 5,34% tarda más de un año en cobrar sus facturas.

Novedades legislativas
En 2017 y 2018 se aprobaron importantes leyes para el colectivo de trabajadores por cuenta propia: Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo y el Real Decreto Ley 28/2018 para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo, respectivamente. Le hemos preguntado a los autónomos si conocen las mejoras que se han puesto en marcha tras la entrada en vigor de las mismas. El 61,04% del colectivo sí ha oído que se aprobaran las medidas para autónomos, pero asegura que no las conoce en profundidad; un 22,09%, uno de cada cinco, manifiesta que sí las ha leído en prensa y las conoce y un 16,87% lo ignora por completo.

En cuanto a la utilidad o no de las medidas citadas anteriormente, el 70% de los autónomos las aprueba. Frente a estas percepciones positivas, el 15,76% las considera nada útiles y el 19,56% poco útiles.

Desglosando iniciativa por iniciativa recogidas en las citadas leyes, hemos querido averiguar el grado de importancia que tienen para los autónomos cada una de ellas. Destaca por su buena consideración pagar cuota por los días efectivos trabajados (el 48,33% lo considera muy útil) y estar exentos de pagar la cuota durante el período de maternidad o paternidad (el 44,15% los considera muy útil).

La mejora del cese de actividad trajo consigo que se duplicara el periodo de su percepción. A este respecto, para más del 75% le parece de utilidad, frente al 6,51% que opinan que no es nada útil y un 17, 47% que lo considera poco útil.

La exención de pagar la cuota a la Seguridad Social a partir del día 61 de estar de baja se considera muy útil para el 31,46% de los autónomos; útil para el 25,50%; algo útil para el 16,89%; poco para el 18,21% y nada para el 7,95%.

La cotización a la Seguridad Social por parte de los autónomos desde el día efectivo del alta es valorado como muy útil para casi el 50% del colectivo (48,33%); útil para el 23%; algo útil para el 15,33%. En contraste con estas consideraciones positivas, un 5,67% declara que esta medida es nada valiosa y un 7,67% que reitera que es de poca utilidad.

Para el 38,33% de los autónomos, el hecho de que puedan cambiar la base de cotización hasta cuatro veces en el mismo año es considerado como muy útil. De forma positiva también lo consideran algo útiles el 22,33% y el 25% útiles. En el lado contrario, el 15% piensan que es de poca utilidad.

Una de las reivindicaciones más demandadas por el colectivo de trabajadores por cuenta propia era la exención de la cuota a la Seguridad Social durante el periodo de baja por maternidad o paternidad. En este sentido para más del 80% de los encuestados esta medida es útil o muy útil, frente a un 13,71% que la considera nada o con poca utilidad.

La formación es un aspecto capital para los trabajadores por cuenta propia. Tanto es así que para el 87,34% es útil o muy útil frente a un 12,66% que no le da tanta importancia y las considera poco útiles.

La ampliación de la tarifa plana, tan necesaria para ayudar a consolidar los negocios que acaban de empezar, no es considerada una buena medida por el 36,09% de los autónomos y una medida útil o muy útil por 2 de cada tres autónomos (63,91%).

Autónomos societarios y rendimientos netos
En lo que respecta a los autónomos societarios (un 45% de los encuestados) en el barómetro del Trabajo Autónomo se les pregunta que, si la cuota a la Seguridad Social fuera un gasto deducible de la empresa y no un gasto del autónomo, estarían dispuestos a aumentar su base de cotización o no. Para el 65,47% la contestación es afirmativa, frente a un 20,86% que no incrementaría su cotización y un 13,67% no sabe no contesta.

La adecuación de la base de cotización a los rendimientos netos es una medida que está en la agenda política. Preguntados por esta materia si están de acuerdo o no, los autónomos están divididos. El 45,18% se muestran favorables frente a un 43,89% que no y un 10,92% que no sabe o no contesta.

Impuestos y SMI
A la hora de elegir la bajada impositiva, un tercio de los autónomos (32,45%) se inclinan por disminuir la cuota a la Seguridad Social; el 31,46% por hacerlo en IRPF; el 29,8% se decantan por el IVA y un 6,29% no sabe o no contesta.

La subida del salario mínimo preocupa a los autónomos con empleados. Un 64,67% de los encuestados no están de acuerdo con el aumento del mismo frente a un 19% que se muestra a favor. Un 13,33% no sabe o no contesta.

Profundizando sobre esta cuestión, se ha preguntado que, si en el 2020 se aprueba otro incremento del salario mínimo cómo afectaría a su negocio. Siete de cada diez autónomos consideran que les perjudicaría algo (69,1%), de los cuales al 22,26% aseguran que les afectaría bastante, al 31,89% le perjudicaría mucho y el 14,95 que les afectaría algo. Frente a estas valoraciones, para un 17,28% no le afectaría nada.