04 feb 2020
Valoración paro enero

Los datos de empleo evidencian la pérdida de dinamismo de la actividad

Paro

El desempleo en el mes de enero crece en 90.248 personas, según los datos hechos públicos hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Aunque enero es un mes tradicionalmente desfavorable para el empleo por motivos estacionales, estamos ante la cifra más alta de incremento del desempleo en el mes de enero desde 2014, -mes en que creció en 113.097 personas-, en línea con la pérdida de dinamismo de la actividad que viene evidenciándose mes a mes.

Además, en términos desestacionalizados el paro también aumenta en 13.480 personas. Considerando los datos interanuales, el saldo de los últimos 12 meses pone de relieve una bajada del desempleo en 31.908 parados registrados, con una tasa interanual que se desacelera hasta el -0,97%. De esta forma el desempleo se mantiene por encima de los tres millones, en 3.253.853 personas.

En cuanto a los datos de afiliación a la Seguridad Social anunciados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, especialmente significativos para tomar el pulso a la evolución de nuestro mercado laboral, reflejan un descenso respecto al mes anterior en 244.044 personas.

Estamos, por tanto, ante la mayor caída en enero desde el año 2013, en que se redujo en 263.243 ocupados, y ante un tímido crecimiento en términos desestacionalizados de 5.324 personas. El número de afiliados ocupados se sitúa en 19.164.494.

En términos interanuales la afiliación aumenta en 345.194 personas, frente a las 537.269 en enero de 2019. De esta forma la tasa interanual se sitúa en el 1,83%, con una caída gradual desde el 2,94% en el mismo mes de hace un año.

Respecto al número total de contratos registrados, en enero experimenta un descenso del 5,02% sobre el mismo mes del año anterior, -93.240 contratos menos-. Así, el número de contratos registrados es de 1.764.837.

Régimen general

 

El fin de la campaña navideña corrobora la tendencia de los meses de enero de años anteriores, con un descenso generalizado de la afiliación en todos los sectores, respecto al mes anterior -salvo en suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado; y actividades inmobiliarias, con crecimientos mínimos-, encabezados por comercio -43.057 ocupados menos-, hostelería -42.987 menos-, y actividades administrativas y servicios auxiliares -39.752 afiliados en alta menos-.

Los datos de paro, contratación y afiliación a la Seguridad Social evidencian la pérdida de dinamismo del mercado laboral, que viene produciéndose de forma gradual a lo largo de todo el año, en línea con la ralentización de la actividad económica, la incertidumbre en el entorno global y la crisis de confianza en el ámbito nacional.

Esto se hace patente si tenemos en cuenta que en enero del año pasado el empleo crecía a tasas del 3%, frente al 1,8% de enero de 2020, lo que implica que el crecimiento en términos interanuales es inferior en casi 200.000 ocupados. Esto resulta especialmente preocupante en nuestro mercado laboral, caracterizado por altas tasas de paro, que aún nos sitúan muy por encima de la media europea y alejados de nuestro mínimo histórico del 7,93% en el segundo trimestre de 2007. Además, nos encontramos ante los peores datos de desempleo y afiliación en un mes de enero de todo el período de recuperación.

En el actual contexto de pérdida de dinamismo de la actividad económica, causan inquietud las medidas anunciadas, tendentes a incrementar la presión de la tributación empresarial y muy en particular la que afecta directamente al empleo. Igualmente, resultan preocupantes las intenciones de reforma de la normativa laboral, dirigidas a mermar la capacidad de adaptación de las empresas a los entornos globales y cambiantes.

>> Observatorio del Mercado Laboral-Febrero 2020