16 sep 2020
Reunión virtual

Reunión de consulta OCDE – BIAC – TUAC preparatoria para la Conferencia Ministerial OCDE

Preparatoria OCDE

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, intervino en la apertura de la reunión consultiva preparatoria para la Conferencia Ministerial de la OCDE (Organisation for Economic Co-operation and Development - OECD), que tendrá lugar los próximos 28 y 29 de octubre. Participaron también, entre otras personalidades, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya; el secretario general de la OECD, Ángel Gurria; el secretario de Estado de España Global, Manuel Muñiz; así como embajadores y representantes del mundo empresarial y sindical. 

 

En el acto, organizado por Business at OECD (BIAC) y The Trade Union Advisory Committee (TUAC), se analizaron los planes de recuperación económica y social, el papel de la OCDE en la definición de políticas integrales y la importancia del comercio internacional, las cadenas de valor globales y la inversión para impulsar una recuperación sostenible de la crisis de Covid-19; así como sobre los siguientes pasos previstos, de cara a la celebración de la Reunión del Consejo Ministerial de la OCDE los días 28 y 29 de octubre.

 

Tras recordar la gravedad de la crisis económica y social en su país, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, destacó la capacidad de recuperación de la economía española y subrayó que los empresarios son parte de la solución para salir de una crisis en la que hay que afrontar un doble reto:  uno inmediato y de carácter coyuntural, como es la reactivación del crecimiento económico y la recuperación del empleo; y otro, de naturaleza más estructural, consistente en lograr la transformación de la economía, para   que sea más competitiva y resiliente. 

 

Declaró que los empresarios saben cómo afrontar esta crisis, a través de mayores inversiones para transformar el tejido productivo y conseguir que sea más competitivo, resiliente e internacional; pero, a su vez, aclaró que dicho objetivo no se podría alcanzar   si no se genera la confianza necesaria en el empresariado, mediante un entorno regulatorio más flexible, un clima favorable al dinamismo empresarial, una estabilidad macroeconómica y reformas estructurales. Finalmente, puso de relieve la importancia del diálogo social en España y la unidad para salir de la crisis, e iniciar cuanto antes la recuperación económica y del empleo en nuestro país.