25 oct 2019
Formación

Los excesivos requisitos a las empresas y la ausencia de ayudas limitan el desarrollo de la FP Dual en Aragón

Es imprescindible dar a las empresas el rol que deben tener en todas las partes de este sistema, así como adoptar fórmulas para incorporar a las pymes, flexibilizar la adaptación de contenidos y homogeneizar la normativa.

FPDual Aragón web

La Formación Profesional Dual está muy escasamente implantada en Aragón. De hecho, tan solo el 1% de los alumnos matriculados en estudios de FP correspondían a esta modalidad dual en el último curso académico con datos cerrados disponibles, el 2016-2017, frente al 3% de media nacional. Esto supone que solo 222 alumnos cursaron FP Dual vinculada a la obtención de un título en el sistema educativo, en 42 centros y a través de convenios con 177 empresas. 

Este porcentaje de alumnos coloca a Aragón a la cola de España en Formación Dual, con el 0,9% del total de alumnos nacional en esta modalidad, solo por delante de La Rioja y Cantabria. Frente a ello, los alumnos del conjunto de grados de FP en la Comunidad Autónoma representaban el 2,9% de este alumnado en el ámbito nacional.

La otra gran modalidad de la Formación Profesional Dual recogida por la regulación española, también articulada a través del contrato de formación y aprendizaje, pero vinculada administrativamente a la autoridad laboral, da resultados algo mejores, pero también muy reducidos. El 0,2% del total de contratos formalizados en la Comunidad Autónoma en 2018 fueron de formación y aprendizaje (1.304), elevándose al 0,24% el porcentaje en el conjunto de España. 

El número de estos contratos se redujo desde 2016 y continúa por debajo de los años anteriores, debido a los requisitos normativos que regulan tanto su gestión (plazos y trámites) como sus condiciones (para personas de 16 a 25 años, no pudiendo ser parcial ni a turnos ni nocturno, con duración de 1 a 3 años y salario no inferior al SMI).

Así y pese ha haber crecido en conjunto en los últimos años, la situación de la FP Dual en Aragón contrasta con su peso mucho mayor en otras comunidades autónomas con regulaciones diferentes como Navarra, Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha o País Vasco, en las que alcanza entre el 3,2% y el 6,4% del alumnado de FP.

La situación en Aragón difiere todavía más del gran desarrollo de la FP Dual en algunos países europeos, en los que llega a concentrar entre el 40% y el 60% de los alumnos de Formación Profesional. Esta última es, también de forma global, mucho más importante en Europa que en España puesto que los alumnos de la FP suponen en torno al 26% de los del total del sistema educativo de media, mientras que en nuestro país solo alcanzan el 12%. 

Parte de este menor desarrollo de la FP Dual se explica por sus notables diferencias entre países y también entre comunidades autónomas, donde según los casos, por ejemplo,  las prácticas son concentradas o alternadas con la formación, su realización en una empresa o en varias y se usan bien becas o bien contratos para la formación y el aprendizaje, todo ello con resultados muy diferentes.

CEOE Aragón considera, por tanto, necesaria una regulación más homogénea en el conjunto de España que, partiendo de los modelos y las buenas prácticas existentes, clarifique y concrete aspectos como la delimitación de la Formación Profesional Dual, el ámbito de aprendizaje, formación y responsabilidades del tutor y el formador de empresa, la financiación del sistema y el papel de los agentes implicados en ella.

Entre otros aspectos, CEOE Aragón considera que sería primordial:

  • Promover una mayor participación de las empresas en el diseño de los programas formativos, cumpliendo los contenidos teóricos mínimos establecidos para obtención de título de FP o certificado de profesionalidad y dotando, a su vez, de más flexibilidad a las currícula de los ciclos para su actualización permanente.
  • Facilitar que el aprendizaje del alumno pueda distribuirse entre varias empresas, favoreciendo el acceso de las pymes al sistema, así como que se puedan mancomunar servicios para empresa como las tutorías que, además, deberían poder ser realizadas por tutores externos a la empresa, acreditando los requisitos y formación exigidos.
  • Permitir la participación de la empresa desde el inicio en la selección de los aprendices y alumnos que van a formarse en sus instalaciones, así como una mayor implicación
  • Avanzar en la simplificación de cargas administrativas y obligaciones legales que en muchos casos desalientan la utilización de este modelo por las empresas.
  • Permitir que la relación entre empresa y alumnos se pueda formalizar a través de becas de formación (como sucede en las CCAA con mejor implantación y desarrollo del sistema) o con un contrato para la formación y el aprendizaje reformado y adaptado a la FP Dual.
  • Eliminar limitaciones respecto a la jornada laboral para los jóvenes mayores de edad (turnos, trabajo nocturno, etc.), no imponiendo condiciones más restrictivas que las que establece el propio Estatuto de los Trabajadores para ese colectivo, lo que supone una barrera para la implantación de la FP Dual en algunos sectores  (comercio, hostelería, industria…).
  • Potenciar la interacción entre las Administraciones y las organizaciones empresariales para desarrollar y aplicar mecanismos de promoción, apoyo y acompañamiento a las empresas, especialmente a las pymes, reduciendo las cargas a soportar por las empresas.
  • Asignar al ámbito empresarial la tarea de definir las competencias según las necesidades empresariales sectoriales, así como la formación de tutores de empresa, facilitando un certificado de idoneidad.

En suma, el avance efectivo de la FP Dual en Aragón exige que las empresas se consideren en ella no como meras empleadoras, sino como elemento esencial del sistema en su conjunto, formando parte de todas sus fases y adaptándose tanto a las necesidades formativas como la las características por sector, tamaño y localización, del tejido productivo aragonés. En este enlace puedes acceder al informe completo.