DESCUBRE EL DIARIO DIGITAL DE LAS EMPRESAS Descubre nuestro portal dedicado a los empresarios CERRAR (X)
10 may 2019
Motor

Las ventas de vehículos eléctricos no se apagan en los países de la UE con menos ingresos

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha publicado nuevos datos que resaltan la correlación entre la asequibilidad de los automóviles eléctricos y su aceptación en el mercado. 

Anfac
El Secretario General de la ACEA, Erik Jonnaert y Mario Armero, vicepresidente de ANFAC — ©Anfac

Este análisis de ACEA compara los datos nacionales sobre las ventas de vehículos con cargo a la electricidad (ECV) con el PIB per cápita en los estados miembros de la UE para el año completo 2018.

Los nuevos datos de ACEA muestran que todos los países con una cuota de mercado de ECV de menos del 1%, es decir, la mitad de todos los estados miembros de la UE, tienen un PIB per cápita inferior a 29.000 euros.

Este es el caso en varios países del sur, como España, Italia y Grecia, así como en países de Europa Central y Oriental, como Lituania, Bulgaria y Eslovaquia. En Letonia, por ejemplo, solo se vendieron 93 coches eléctricos el año pasado. Polonia tiene el consumo más bajo de automóviles eléctricos en la UE, con una cuota de mercado de ECV de solo el 0,2%.

En contraste, una participación de ECV de más del 3.5% solo ocurre en países con un PIB de más de 42,000 euros, como Finlandia, los Países Bajos y Suecia. Las instituciones de la UE aprobaron recientemente la nueva regulación de CO2 para automóviles de pasajeros, estableciendo objetivos de reducción de -15% y -37.5% para los años 2025 y 2030 respectivamente.

Estos objetivos continuarán a partir del objetivo de 95 g de CO2 / km para el año 2021, establecido en 2013. Las ventas de automóviles eléctricos y otros automóviles de potencia alternativa tendrán que repuntar con fuerza para alcanzar estos objetivos de CO2. Sin embargo, desafortunadamente, en 2018 solo el 2% de todos los turismos nuevos registrados en toda la UE tenían cargos por electricidad.

"Además de invertir en la infraestructura de carga, los gobiernos de la UE deben implementar incentivos significativos y sostenibles para alentar a más consumidores a cambiar a la electricidad", explicó el Secretario General de ACEA, Erik Jonnaert, en una conferencia de prensa en Barcelona.

“Las personas en toda la UE deberían poder considerar comprar un vehículo eléctrico, sin importar en qué país vivan: norte o sur, este o oeste. La administración de las últimas tecnologías de baja y cero emisiones debe ser abordada por los gobiernos como una cuestión de prioridad ". Aunque las medidas fiscales para estimular las ventas de automóviles eléctricos están disponibles en casi todos los estados de la UE, la naturaleza y el valor monetario de estos beneficios varían ampliamente.

De hecho, aunque la mayoría de los países otorgan reducciones o exenciones de impuestos simples para los automóviles eléctricos, solo 12 estados miembros de la UE ofrecen primas o pagos de bonificaciones a los compradores de estos vehículos.