DESCUBRE EL DIARIO DIGITAL DE LAS EMPRESAS Descubre nuestro portal dedicado a los empresarios CERRAR (X)
13 jun 2018
IPC

La inflación sube hasta el 2,1% por los aumentos de precios de los productos energéticos

CEOE ha señalado que las tensiones geopolíticas en Oriente Medio están provocando una subida de los precios del petróleo que se refleja en un aumento de los precios de los carburantes y lubricantes. A ellos se une el aumento de los precios de la electricidad y el gasóleo para calefacción.

Carburantes
©Dreamstime

La inflación subyacente se mantiene en tasas mucho más contenidas (1,1%), aunque se acelera tres décimas, con respecto a los meses previos, debido a los incrementos de precios registrados en los paquetes turísticos y los servicios de alojamiento.

Según CEOE, durante los próximos meses, de mantenerse los precios del petróleo en los niveles actuales (74 $/barril), la inflación se mantendrá unas décimas por encima del 2,0%, si bien la media anual se situaría alrededor del 1,6%.

************

En el mes de mayo, la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) se incrementó un punto hasta el 2,1%. La inflación subyacente también aumento, aunque de forma más contenida, tres décimas hasta el 1,1%. Esta evolución se debió fundamentalmente al aumento de los precios del grupo de Ocio y cultura y Hoteles, cafés y restaurantes, y en concreto, al incremento de los precios de los paquetes turísticos y de los servicios de alojamiento.

Analizando los componentes de la inflación subyacente, se observa que todos ellos siguen registrando una evolución muy moderada, a excepción de los Servicios, que comienzan a repuntar. En concreto, los precios de los Servicios aceleraron siete décimas su ritmo de variación hasta el 1,8%, mientras que los precios de los Bienes industriales sin productos energéticos continúan registrando variaciones prácticamente nulas y los de los Alimentos con elaboración, bebidas y tabaco se desaceleraron una décima hasta el 1,3%.

Los precios de los Alimentos sin elaboración aumentaron un 3,5% interanual, lo que supone un fuerte repunte desde el 2,0% que registró en abril. Entre las causas, destacan los incrementos de precios de las frutas frescas, los huevos, el pescado fresco y congelado y las legumbres y hortalizas frescas.

Los precios energéticos, de nuevo, se configuran como el componente más inflacionista de la cesta de la compra. En concreto, la tasa en mayo de los precios de los productos energéticos fue del 7,8%, 5,5 puntos superior a la de abril. A esta evolución están contribuyendo fundamentalmente los incrementos de los precios de carburantes y combustibles, pero también del gasóleo para calefacción y de la electricidad. La subida del precio de la electricidad ha estado condicionada, entre otros factores, por la caída de la generación de carbón, de la eólica y solar por las mayores precipitaciones y de la nuclear por procesos de recarga de combustible en dos de las centrales españolas. Además, el precio la tonelada de CO2 se ha visto incrementado casi un 200% en el último año, lo que repercute directamente en los precios de mercado de la electricidad generada por las centrales térmicas, de carbón y de gas.

Por su parte, el precio del petróleo, en mayo presentó un repunte con respecto a abril, situándose en 77,7$/barril. Este precio supone un incremento del 56,0% con respecto a mayo de 2017 (cuando el precio era de 49,8$/barril), aunque debido a la apreciación del tipo de cambio, el aumento en euros ha sido del 46,0%. Esta evolución se ha visto reflejada en el componente de Carburantes y combustibles que se ha incrementado un 9,2%, frente al 3,7% del mes anterior. En lo transcurrido de junio, el precio se ha moderado ligeramente hasta situarse en torno a 74$/barril, que de continuar así supondría un alza del 61,3% en dólares y del 53,4% en euros.

De mantenerse los precios del petróleo en los niveles actuales, la influencia de la energía en la evolución de los precios será determinante en los próximos meses de 2018 y mantendrá la inflación unas décimas por encima del 2% en los meses de verano, si bien la media anual se situaría alrededor del 1,6%. La intensidad y la duración de las tensiones condicionarán la evolución de los precios del petróleo, por lo que habrá que seguir de cerca su evolución.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado se situó en el 2,1% en mayo, un punto por encima del mes anterior, mientras que el índice promedio de la Unión Económica y Monetaria aumentó siete décimas hasta el 1,9%. Con este dato, el diferencial se torna de nuevo positivo.

No obstante, CEOE recuerda que cualquier deterioro de la competitividad tendrá un efecto en el crecimiento de la economía española.