DESCUBRE EL DIARIO DIGITAL DE LAS EMPRESAS Descubre nuestro portal dedicado a los empresarios CERRAR (X)
11 jul 2018
Organizaciones. Energía.

FADE asegura que las empresas no pueden ser las perdedoras en la descarbonización

Preocupación en la industria asturiana ante una transición energética precipitada

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito, mostró ayer la “grave preocupación” de los empresarios ante los anuncios hechos por el Gobierno de España de llevar a cabo una transición energética acelerada. 

Preocupación en la industria asturiana ante una transición energética precipitada
De izda a dcha: Oscar Lapastora, Belarmino Feito, Laureano Lourido, Javier Sáenz de Jubera y Carlos Paniceres, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo.

“Tras escuchar a la ministra Teresa Ribera decir que en la transición ecológica habrá ganadores y perdedores, nosotros queremos decir bien alto que las empresas no queremos ser las perdedoras. En Asturias, con más de un 20 % del PIB, y un 15 % del empleo en el sector industrial, esta descarbonización acelerada y el consiguiente incremento de la factura eléctrica que soportan las empresas supondría una nueva reconversión industrial que no estamos en condiciones de asumir”, aseguró Feito.

El presidente de los empresarios asturianos hizo estas declaraciones en el transcurso de la mesa redonda “El impacto de la descarbonización en las empresas”, organizada en Oviedo por la patronal asturiana, en la que participaron también el consejero director general de EDP España, Javier Sáenz de Jubera; el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido; y el ex presidente de Carbunión y miembro de la Comisión de Expertos sobre Transición Energética, Óscar Lapastora.

Belarmino Feito abogó porque “todos caminemos en el necesario objetivo de la descarbonización, pero a un ritmo que no implique para España “pegarse un tiro en el pie”.

En este sentido, Óscar Lapastora destacó que hoy por hoy no es posible garantizar el suministro eliminando los combustibles fósiles y que es factible cumplir los objetivos de reducción de emisiones manteniendo el carbón en las centrales que han realizado inversiones para reducir sus emisiones.