16 jul 2020
Foro virtual

El secretario permanente de CEIB interviene en el seminario: “Las juventudes y la sociedad del post-Covid: un llamado a la acción”

El encuentro, organizado por la Organización Internacional de la Juventud (OIJ), tiene como objetivo definir una agenda política que sitúe a los jóvenes del lado de la solución de los problemas ocasionados por la pandemia. Presidentes, líderes globales, jóvenes y decisores de Gobierno, academia, sociedad civil, agencias de cooperación, organismos multilaterales y sector privado establecieron un diálogo de alto nivel para ver la manera de empoderar a los jóvenes y darles protagonismo en los nuevos escenarios post-Covid.

Seminario CEIB 15-07-2020

El secretario permanente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB) y director general de CEOE Internacional, Narciso Casado, intervino ayer en un seminario virtual organizado por la Organización Internacional de la Juventud (OIJ), bajo el lema: “Las juventudes y la sociedad del post-Covid: un llamado a la acción”. El objetivo del mismo es definir una agenda política que sitúe a los jóvenes del lado de la solución de los problemas ocasionados por la pandemia, a través de un diálogo de alto nivel entre presidentes, líderes globales, jóvenes y decisores de Gobierno, academia, sociedad civil, agencias de cooperación, organismos multilaterales y sector privado. El encuentro se centró en la propuesta de ideas para el empoderamiento de los jóvenes y en la necesidad de fortalecer sus aptitudes y actitudes, tanto a nivel individual como colectivo, para que amplíen su poder de decidir, actuar e incidir en los nuevos escenarios del post-Covid, desde la perspectiva de la nueva agenda de derechos.

 

Plan 30 de la OIJ

Inauguró la jornada el secretario general de la OIJ, Max Trejo, quien aseguró que la finalidad de este diálogo es realizar una propuesta que nos permita generar las condiciones para que los jóvenes sean constructores de la nueva realidad a la que nos enfrentamos y se conviertan en protagonistas de la transformación. El Plan 30 que presentó Trejo, pretende empoderar a los jóvenes para que puedan decidir sobre sus vidas e incidir en el entorno, así como defender sus derechos e impulsar su participación en la Agenda 2030, generando una cooperación multiactor y multinivel. El Plan se centra en cuatro prioridades transversales que son: la promoción de la resiliencia, fortaleciendo las capacidades de las personas, instituciones y países para hacer frente a la crisis; la igualdad de género en todas las acciones que emprenden, reconociendo la intersección género/generación; la participación efectiva de este colectivo a nivel nacional, regional y local; y la comunicación, utilizando todos los medios posibles para difundir sus acciones entre los diferentes públicos con los que trabajan.

Por su parte, la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, destacó que la celebración de este encuentro representa una palanca muy importante para impulsar la transformación tan necesaria en esta crisis, donde se requiere una agenda política, económica y social que posicione a la juventud en el centro del cambio. El Plan 30 es una excelente hoja de ruta para este colectivo en Iberoamérica, “es imposible construir un futuro si la juventud no tiene futuro”, sentenció. Hay 2.000 millones de jóvenes en el mundo y ninguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible habla de ellos, por eso habría que incluirles implícitamente en todos. Grynspan aseguró que en América Latina hay 150 millones de personas entre 15 y 24 años y, sin duda, es el grupo de jóvenes más educado y exigente que han tenido nunca. El verdadero problema se encuentra en que hay muchos jóvenes y niños fuera de las aulas a raíz de la pandemia y “no se puede permitir que una crisis de corto plazo se convierta en una mucho más larga”. La secretaria general Iberoamericana explicó que se requiere la participación efectiva de la juventud para llevar a cabo la transformación frente a esta nueva realidad, que queremos que no sólo sea nueva sino mejor, y que, mediante un diálogo incluyente contemple cuestiones de vital interés para la Región como la economía verde, azul, naranja, la innovación o la sostenibilidad. “Es crucial apostar por el multilateralismo, la cooperación y la solidaridad, ya que nosotros somos unos convencidos, pero hay que convencer a los demás”, manifestó. En este sentido, añadió que el talento está muy bien distribuido en la Región, pero habría que hacer un esfuerzo por distribuir mejor los recursos, para encarar la crisis y mirar con optimismo hacia un futuro esperanzador.

 

Fortalecimiento del multilateralismo para empoderar a los jóvenes

El secretario permanente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB) y director general de CEOE Internacional, Narciso Casado, intervino en el diálogo organizado por la OIJ para analizar “¿cómo fortalecer el multilateralismo que empodere a las personas jóvenes como constructoras de una nueva realidad global?”. En este sentido, Casado habló de empresas y de jóvenes en positivo y con miras de futuro, basándose en dos lemas, el de este foro: “Un llamado a la acción” y el de CEIB, surgido nacido durante la pandemia: “Más Iberoamérica”. En esta línea, aseguró que desde el Consejo de Empresarios siempre hemos sido plenamente conscientes de la importancia de contar con los jóvenes como auténticos protagonistas a la hora de diseñar el futuro al que nos encaminamos, con un claro compromiso: que existan más empresas, más grandes, más internacionales y con más jóvenes.

Casado recordó una frase de Rebeca Grynspan que resonó en nuestra sede recientemente, y es que “cuando creíamos tener las respuestas nos cambiaron las preguntas”. Un gran análisis para la situación en la que nos encontramos y que plantea nuevas preguntas a las que desde el mundo empresarial se quiere trasladar un mensaje de compromiso, de futuro y de acción en el que los jóvenes son fundamentales. “Representan un gran ejemplo de nuestras reservas estratégicas de mayor valor, la capacidad de innovación, de formación y de resiliencia”, declaró. El secretario permanente de CEIB hizo referencia, además, a conceptos muy importantes para la Región, como son: información, instituciones, industria, infraestructura, integración, inclusión e inspiración y responsabilidad social; a los que habría que sumar internacionalización, comercio interregional, competencias digitales, cadenas de valor, formación y retención de talento. Ese es el mundo también de los jóvenes de Iberoamérica y el de su futuro, según Casado, una realidad en la que deben estar cada día más presentes, ya que, sin duda, son actores clave para su desarrollo.

En este sentido, destacó también que las organizaciones empresariales nunca han estado tan cohesionadas y coordinadas como hasta ahora, con un mensaje y una voz común, para hablar de futuro, de valores, de democracia, de multilateralismo, de justicia y de progreso, en aras de reconstruir y de volver a la esperanza tras la crisis en la que estamos inmersos por el COVID. “Éste es el espacio en el que los jóvenes empresarios tienen su sitio por méritos y por derecho”, sentenció. Con este convencimiento, desde CEIB en coordinación con SEGIB, prosiguió Casado, se ha establecido una alianza con la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (FIJE), para impulsar estrategias y líneas de trabajo con las que seguir promoviendo los intereses empresariales en el espacio iberoamericano.

 

Formación y retención del talento

El secretario permanente de CEIB puso de relieve la urgente necesidad de trabajar más en la formación, ya que es una responsabilidad de todos, gobiernos, empresas y sociedad civil. Por este motivo, señaló, es imprescindible adoptar el compromiso de destinar recursos para que los jóvenes puedan desarrollar las aptitudes y las competencias que demanda el mercado laboral del siglo XXI. Para ello, destacó Casado, se debe abordar y corregir lo antes posible uno de los principales problemas que tiene la región iberoamericana: la retención del talento, y es que, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), alrededor del 40% de los jóvenes en Latinoamérica quiere emigrar a otros países. En este sentido, es importante poner en marcha programas de formación empresarial, que deberán ir acompañados de medidas con políticas de captación y retención del talento por parte de los gobiernos. “Se debe, además, conectar la formación con la actividad empresarial y ser capaces de responder a ese esfuerzo y la ilusión de nuestros jóvenes por prepararse y formarse”, valoró. 

Por otro lado, Casado puso de relieve otro tema prioritario, que consiste en la necesidad de fomentar los valores y la vocación empresarial. Desde CEIB y desde CEOE, a través de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), se están liderando multitud de iniciativas relacionadas con la promoción del emprendimiento juvenil e incorporándolo a la realidad empresarial de nuestro país. Para apoyar las políticas específicas de apoyo al emprendimiento juvenil llevadas a cabo por la Confederación Empresarial, y persiguiendo los compromisos adquiridos dentro de la AGENDA 2030, informó Casado, se creó una Comisión de Fomento del Espíritu Empresarial. El objetivo de la misma, añadió, es fomentar, tanto entre los jóvenes como en la sociedad en general, una actitud positiva hacia la función que desempeña el empresario y un mayor conocimiento de la realidad empresarial.

A nivel internacional, comentó Casado, desde CEIB y desde CEOE también se han realizado avances muy importantes en este ámbito. En Europa e Iberoamérica, subrayó, participamos de manera directa en los espacios empresariales de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno y fomentando encuentros empresariales FIJE, colaborando en la celebración de encuentros y foros Empresariales relacionados con las Mipymes, la innovación abierta y la transformación digital, la Economía Naranja y las industrias creativas, entre muchos otros. En Asia y los países OCDE-MENA, añadió, se ha creado el grupo de trabajo “OCDE-MENA Business Advisory Board”, integrado por representantes de CEAJE y de las organizaciones de jóvenes empresarios de esos países.

 

Diálogo social

En definitiva, aseguró Casado, los jóvenes empresarios son el eje central del futuro desarrollo económico. “Sois vosotros quienes contribuiréis a la generación del empleo del futuro y a una mejor distribución económica, identificando y dando respuesta a las necesidades de cada país, puesto que no existe generación más preparada y conectada con la realidad social que la vuestra”, sentenció. Estos objetivos, prosiguió, cobran más sentido si cabe en este diálogo, ya que, a través de la habilitación de este tipo de espacios, se fortalece el intercambio de conocimientos, opiniones y experiencias entre organizaciones e instituciones, una hoja de ruta decidida y en la que los jóvenes son actores esenciales de esta nueva realidad global a la que nos dirigimos, haciendo con ello que las economías latinoamericanas se desarrollen de un modo más sostenible, mejorando la calidad de vida de la sociedad. “El diálogo social es la mejor infraestructura de un país y los emprendedores no son aprendices de empresarios, sino que son empresarios y son el futuro, por eso hay que tratarlos como tales”, concluyó.

 

Participantes

En el transcurso del seminario virtual se analizaron cuestiones de vital interés para los jóvenes en la región iberoamericana, tales como el empoderamiento de los jóvenes para enfrentar los desafíos de hoy, cómo fortalecer la intersectorialidad para lograr acciones públicas integrales que empoderen a los jóvenes en el contexto actual, cuál es el rol de los jóvenes en la transformación y la resolución de los retos o cómo implementar agendas multiactor que empoderen a los jóvenes como protagonistas en la búsqueda de soluciones para los desafíos del futuro.

Para abordar éstos y otros temas se estableció un diálogo de alto nivel entre presidentes, líderes globales, jóvenes y decisores de Gobierno, academia, sociedad civil, agencias de cooperación, organismos multilaterales y sector privado. Entre ellos cabe destacar la participación del presidente de Panamá, Laureano Cortizo; el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe; el canciller de Guatemala, Pedro Brolo; su homóloga de El Salvador, Alejandra Hill; el ministro de Juventud del gobierno de Paraguay, Felipe Salomón; el ministro de Justicia y Transparencia Institucional de Bolivia, Álvaro Eduardo Coimbra; el secretario general del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), Vinicio Cerezo; la secretaria general de la Juventud del Gobierno de Brasil, Jayana Nicaretta Da Silva; o el secretario técnico del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional del Ecuador, Francisco Cevallos; entre otros muchos ponentes.