03 jun 2020
Encuentro empresarial

El Rey de España preside diálogo con 23 presidentes de organizaciones empresariales de CEIB-OIE y la Secretaría General Iberoamericana sobre los retos del COVID-19 en la región

- Durante una reunión de trabajo con 23 presidentes de organizaciones empresariales iberoamericanas miembros de CEIB y de la OIE.

- Inauguraron la jornada la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; su homólogo de la OIE, Erol Kiresepi; y el presidente de CEIB y de la CEA, Gerard Cadena.

© Casa de S.M. el Rey

S.M. el Rey, Felipe VI, presidió una reunión de trabajo con 23 presidentes de las organizaciones empresariales miembros del Consejo de Empresarios Iberoamericanos-CEIB y de la Organización Internacional de Empleadores-OIE, bajo el título: ‘Más Iberoamérica, nuestra empresa común’. Inauguraron el acto la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; su homólogo de la OIE, Erol Kiresepi; y el presidente de CEIB y de la Confederación Empresarial Andorrana, Gerard Cadena. La reunión sirvió para analizar la situación que atraviesa la Región, las prioridades de las empresas para salir fortalecidas tras la crisis y el papel que están desarrollando las organizaciones empresariales en el objetivo común de reforzar e impulsar Iberoamérica, especialmente en estos momentos tan difíciles.

Participaron en la jornada los presidentes de las organizaciones empresariales miembros de CEIB-OIE de Andorra (CEA), Gerard Cadena; Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja; Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery; Chile (CPC), Juan Sutil; Colombia (ANDI), Bruce Mac Master; Costa Rica (UCCAEP), Álvaro Sáenz; Ecuador (CIG y CIP), Caterina Costa y Pablo Zambrano; El Salvador (ANEP), Javier Ernesto Siman; España (CEOE), Antonio Garamendi; Guatemala (CACIF), Nils Leporowski; Honduras (COHEP), Juan Carlos Sakaffi; México (COPARMEX y CONCAMIN), Gustavo de Hoyos y Francisco Cervantes; Nicaragua (COSEP), José Adán; Panamá (CONEP), Julio de Lastra; Paraguay (FEPRINCO), Gustavo Volpe; Perú (CONFIEP), María Isabel León de Céspedes; Portugal (CIP), Antonio Saraiva; República Dominicana (COPARDOM), Juan Alfredo de la Cruz; Uruguay (CNCS y CIU), Julio Lestido y Gabriel Murara; y Venezuela (FEDECÁMARAS), Ricardo Cusanno.

S.M. el Rey hizo hincapié en que el lema de esta importante reunión, “Más Iberoamérica. Nuestra Empresa Común”, no es casual, ya que refleja la apuesta decidida de todos por apoyar más que nunca a esta gran Comunidad, a esta gran Región, en la que los empresarios y sus organizaciones representadas en el Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB), bajo el paraguas de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), están desempeñando un papel decisivo. Especialmente en momentos como los que atravesamos por la pandemia del Covid-19.

En este sentido, subrayó que necesitamos una Iberoamérica más unida, con mayor ambición; una Iberoamérica mucho más consciente de sus nexos y oportunidades como una de las grandes regiones del futuro, cimentada y sostenida por factores tan evidentes como el capital humano y ventajas como sus recursos naturales; pero, sobre todo, por una cultura compartida y un elemento fundamental: nuestras grandes lenguas afines, el español y el portugués, que vertebran un gran espacio multinacional de 800 millones de personas en una treintena de países de todos los continentes. Y debemos retener con nosotros todo ese talento que es el futuro de las generaciones venideras.

El Rey aprovechó, además, para enviar un mensaje lleno de ánimo a los empresarios iberoamericanos, que están viviendo con esfuerzo y entereza las actuales

circunstancias. Tradicionalmente, recalcó, han contado con el apoyo de la Administración española y su política de Estado, que apuesta firme y sostenidamente por las relaciones económicas y comerciales con América Latina. Muestra de ello, añadió, son los numerosos acuerdos y convenios firmados con los países iberoamericanos, así como la densa red de intercambios, de cooperación técnica y de diálogo institucional que se han conformado en las últimas décadas en el plano bilateral y el regional, especialmente en el marco de la Comunidad Iberoamericana, de su sistema de cumbres y del impulso de la SEGIB.

Por ello, destacó la importancia de seguir trabajando por la continuidad de toda esa gran obra y su potenciación, así como por la defensa de una economía abierta, en la que los intercambios permitan a todos los agentes beneficiarse de la especialización internacional y de las cadenas globales de valor. Y de este modo, enfatizó, los empresarios seguiran realizando una labor fundamental en beneficio del conjunto de la sociedad, creando riqueza y generando puestos de trabajo en todos nuestros países. S.M. el Rey subrayó su empeño de “alcanzar, con el compromiso de todos, un Espacio Iberoamericano más próspero y cohesionado, más innovador, y más sostenible e inclusivo”.

Un futuro más prometedor, más justo y más resiliente

La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, insistió en que nunca ha importando tanto el liderazgo comprometido y el diálogo social y, si esta es una crisis sistémica e integral, la respuesta sólo puede ser igual de sistémica e igual de integral. Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y El Caribe), informó, el embate socioeconómico de esta pandemia representa un retroceso de casi 13 años en los índices de pobreza en la región iberoamericana. Aun así, destacó el trabajo y el esfuerzo de una sociedad que ha logrado en circunstancias adversas obtener insumos médicos a través de alianzas público-privadas; prototipar soluciones tecnológicas mediante iniciativas de innovación abierta; y que se ha apoyado en el talento de su gente para dar, a pesar de no contar con los recursos, la respuesta más heroica que han dado nunca.

Grynspan mostró su esperanza de que todas estas acciones sean la punta de lanza de un nuevo pacto social, una nueva visión de lo público, que vaya más allá de lo meramente estatal y que representa la única solución real en la presente coyuntura. Algunos dicen que ésta es la mayor crisis desde los años 30, pero Grynspan recordó también que aquellos años fueron los del New Deal en Estados Unidos y del Estado de Bienestar de Inglaterra. Los pueblos, relató, supieron superar sus divisiones y “conjugar el plural de los nosotros en vez de conjurar el chantaje de los aquellos” y, por eso, anheló que en esta coyuntura los países de la comunidad iberoamericana puedan hacer algo parecido. En este sentido, apostó por construir un pacto social que sirva no sólo para salir de esta crisis, sino para ingresar en un futuro más prometedor, más justo y más resiliente.

Colaboración público-privada y diálogo social

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, aseguró que la presencia de S.M. el Rey pone de manifiesto el decidido apoyo a la estratégica relación de nuestros países y de sus empresas, ayudando siempre a tender puentes entre las economías y las culturas. “Los empresarios estamos profundamente agradecidos por ello y por defender uno de los pilares más importantes de esta relación, las empresas, que son generadoras de riqueza, empleo y prosperidad. En su vocación de situar a estas últimas en el centro de los debates políticos, económicos y sociales de Iberoamérica, el Consejo de Empresarios Iberoamericanos-CEIB, cuya Secretaría Permanente ostenta CEOE, representa una plataforma inigualable para debatir, consensuar y, posteriormente, transmitir a los gobiernos iberoamericanos los planteamientos comunes en todos los ámbitos que influyen en el desarrollo y la competitividad de sus empresas. En todo este camino, recalcó, se ha hablado de colaboración público-privada, de pymes y mipymes, de comercio e inversión en la Región, de grandes alianzas, de talento, de género, de innovación y de muchos otros temas relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Garamendi destacó la importancia de esta reunión para debatir sobre las oportunidades y los retos que plantea la crisis generada por el Covid desde una perspectiva empresarial, en lo que ha venido a denominarse “el día de después”. Una realidad, enfatizó, que ha dejado patente la capacidad de compromiso, de gestión, de logística y de movilización de recursos que tienen los empresarios. Quienes, además, prosiguió, tienen una responsabilidad compartida y asumida con los Estados en la lucha contra la pandemia, y han sacado lo mejor de ellos mismos ofreciendo soluciones, poniendo en marcha iniciativas solidarias y colaborando con instituciones públicas. En este sentido, recordó que la colaboración público-privada debe situarse en el centro de todas las políticas y garantizar la supervivencia de los sectores más vulnerables y de las empresas. Por otro lado, señaló, “el diálogo social es la mejor infraestructura que tiene un país” y ha de estar basado en la confianza, reciprocidad, responsabilidad y con sentido de Estado. En definitiva, explicó que el éxito de la recuperación de nuestras economías dependerá, en gran parte, en identificar y resolver los problemas de manera conjunta, modernizar los tejidos productivos y hacer frente a los retos de la digitalización y del cambio climático.

Oportunidades en un contexto de crisis

El presidente de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), Erol Kiresepi, destacó el trabajo de las organizaciones empresariales mediante numerosas acciones en la lucha contra la pandemia y realizando esfuerzos por mitigar sus impactos sociales y económicos sumando no sólo recursos económicos, sino también esfuerzo y trabajo, capacidad de planificación, gestión y articulación, instalaciones, infraestructura estratégica, para salir de esta emergencia en el corto plazo. “Tenemos que ver en esta crisis una oportunidad para las empresas. Oportunidad para la digitalización, la

innovación, para las inversiones en investigación, ciencia y tecnología, para los encadenamientos productivos y el acceso a nuevos mercados”, manifestó. En este sentido, aseguró que esta reunión es un ejemplo más de la importancia que las organizaciones empresariales otorgan al espacio Iberoamericano y al diálogo, trabajo y acompañamiento de la SEGIB, para reforzar los valores de unidad, solidaridad, cooperación regional en post de un crecimiento inclusivo y sostenible en Iberoamérica. Los lazos que unen a los países de Iberoamérica, destacó, pasan no sólo por la historia, sino también por la lengua y cultura compartidas y por los intereses económicos.

El presidente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB) y de la Confederación Empresarial Andorrana (CEA), Gerard Cadena, puso de relieve que, durante la crisis, todos hemos aprendido lo importante que es estar bien preparados para, en el futuro, ser más preventivos que reactivos. En este sentido, señaló que “esa es la Andorra que queremos y que quiere dar la bienvenida al Encuentro Empresarial Iberoamericano, adaptándose a la nueva normalidad y que espera salir reforzada de esta situación de crisis”. Pero hay que ser también conscientes de que cuando el reto es global, y éste sin ninguna duda lo es, de la crisis o salimos todos o al final no saldrá nadie. Con lo cual, añadió, la cooperación, la innovación abierta y toda la arquitectura multilateral tiene que salir reforzada, en otras palabras, Iberoamérica debe salir reforzada.

Juntos haremos más Iberoamérica

Los presidentes de más de 20 organizaciones empresariales iberoamericanas miembros de CEIB mostraron su voluntad y compromiso por trabajar todos juntos, ofreciendo sus capacidades para enfrentar y mitigar las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. El principal objetivo consistió en salvaguardar a millones de familias, que además de la emergencia sanitaria, sufren por la paralización de las actividades productivas, especialmente en el caso de las pymes y los emprendedores. Asimismo, coincidieron en resaltar que todos juntos debemos contribuir en los fondos de redistribución necesarios para proporcionar, en muchos de los países iberoamericanos, servicios públicos de calidad (salud, educación) y de infraestructura, necesarios en el desarrollo de una sociedad, ya que “los recursos son finitos y las necesidades se presentan infinitas”.

Para ello, explicaron, se han implementado medidas en los diferentes países con el fin de mantener el empleo y la sostenibilidad, a través de políticas fiscales, facilitando el cumplimiento tributario de los contribuyentes; monetarias, reduciendo las tasas de interés e inyectando liquidez de entidades bancarias para el uso del sector productivo; protección social y programas de apoyo a la población más afectada y a los sectores más vulnerables; e implementando nuevas modalidades de trabajo, mediante la flexibilización de la jornada laboral o el teletrabajo. En definitiva, los líderes

empresariales apostaron por mantener un entorno que favorezca la generación de riqueza y que, esa riqueza sea, a la vez, causa y producto de oportunidades para los países iberoamericanos. Es el momento de unir fuerzas, resaltaron, y de emprender una cruzada por la inversión promovida desde el más alto nivel. Todos hemos sido testigos, señalaron, de los efectos positivos que genera la inversión en la creación de empleo, el desarrollo de las oportunidades y recursos para el emprendimiento y en la reducción de las desigualdades. “Las sociedades deben percibir y saber que tenemos la capacidad de trabajar todos juntos, sector público y privado para reconstruir nuestras economías y nuestros países”, concluyeron.

ARGENTINA

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, aseguró que los empresarios argentinos “reafirmamos nuestro compromiso y voluntad de trabajar en conjunto para creer y crecer tal como demostramos con nuestro apoyo al acuerdo Del Mercosur con la Unión Europea, privilegiando nuestro espacio de integración, con estrategias alineadas para un desarrollo sustentable como común denominador de Iberoamérica”. De esta manera, reafirmó su creencia en la Región, por su cultura, sus valores y sus principios, su potencial de crecimiento y su beneficio común. “Creemos en el multilateralismo, en la libertad y el progreso”, manifestó.

BOLIVIA

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Fernando Barbery, recalcó que ante los desafíos tan grandes que hoy enfrentamos como países, como sociedades, como regiones, la solución supone agendas compartidas que justifiquen acuerdos entre intereses y esfuerzo real. Las empresas y sistemas productivos son los actores fundamentales e imprescindibles, el sector privado supone hoy el centro elemental de construcción de lo que se denomina hoy la nueva normalidad, aseguró. Las empresas son las que crean valor para sus sectores, para sus clientes, para su economía, para los sistemas financieros, empleados y valor para el estado.

CHILE

El presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Juan Sutil, subrayó que Chile y los empresarios chilenos creen firmemente en la libertad, en los derechos humanos en el trabajo justo e inclusivo, en el desarrollo, en la fuerza de las instituciones, la transparencia, el multilateralismo, el comercio internacional y los valores fundamentales de la democracia. Estamos frente a una situación inédita de tremendos desafíos, añadió, y miran a España como referente, como una nación que ha logrado sobreponerse a esta situación, lo cual permite imitar muchas de sus acciones y decisiones e implementarlas en Chile.

COLOMBIA

El presidente de la Asociación Nacional de la Industria (ANDI), Bruce Mac Master, aseguró que las relaciones internacionales también están cambiando, especialmente las relaciones comerciales, se están reconfigurando, y las cadenas de valor van a ser repensadas y probablemente rediseñadas. Mac Master explicó que nadie se salva solo, y éste debe ser el mantra interno de los países y de la comunidad iberoamericana. “Estamos ante el mayor reto económico de nuestras vidas, y por eso habrá que prestar especial atención al desempleo, a los retos sociales, a las finanzas públicas y a las empresas. Unirnos para salvar empresas, es la mejor forma de crear empleo y desarrollo”. Debemos tener la responsabilidad de ser optimistas, prosiguió, y sentar las bases para las próximas generaciones, las del futuro.

COSTA RICA

El presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), Álvaro Sáenz, señaló que en Costa Rica han escogido el camino de la cooperación y no de la confrontación, pues “entendemos que sólo el diálogo entre el sector público y privado es capaz de plasmar en realidades la gestación y materialización de nuevos emprendimientos, que generan empleo digno, en un ambiente donde el respeto y la solidaridad sean la base para construir un país, donde prosperen los sueños y esperanzas de los hispanoamericanos”.

ECUADOR

El presidente de las Cámaras e Industrias de Producción (CIP), Pablo Zambrano, explicó que para afrontar los gravísimos retos que esta crisis nos deja, se torna ineludible un pacto social en cada uno de nuestros países, para seguir apoyando la actividad del sector privado en la generación de inversiones, emprendimientos y empleo. “Debemos fomentar espacios de diálogo asertivo, abierto, colaborativo y eficaz para generar soluciones que nos permitan superar la pandemia”, consideró.

La presidenta de la Cámara de Industrias de Guayaquil (CIG), Caterina Costa, manifestó que están tremendamente orgullosos de contar con un sector privado que se hizo presente en esta crisis de las formas más creativas y recursivas, evidenciando su enorme conciencia social y su capacidad para impactar positivamente. La reducción de las actividades productivas ha sido de aproximadamente del 70% en el país, por lo que el empleo se verá fuertemente afectado. “Pondremos todo nuestro empeño en potenciar a las empresas para mitigar ese impacto”, garantizó.

EL SALVADOR

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa privada (ANEP), Javier Ernesto Siman, informó de que en el país están bajo la amenaza de fuertes lluvias, además de la crisis generada por la pandemia, lo que ha afectado al país en todos los niveles,

haciendo estragos en su economía. Sus esfuerzos se centran en ayudar al conjunto de la población, donde el sector privado ejerce un papel crucial, siendo el principal motor de desarrollo y de crecimiento.

HONDURAS

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), Juan Carlos Sakaffi, aseguró que los empresarios están comprometidos con su país y están convencidos de que hay que hacerle frente a esta pandemia desde las empresas, de manera responsable y con el apoyo de la ciudadanía. Hoy, ante la “nueva normalidad”, prosiguió, están construyendo una nueva Honduras, por eso consideran importante que, tanto S.M. el Rey como la SEGIB, promuevan y faciliten acercamientos con los gobiernos para dar mayor flexibilidad a las empresas para la generación de empleos dignos y permanentes.

MÉXICO

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), Gustavo de Hoyos Walther, explicó que durante 2019 se socavó la confianza en el Gobierno, lo que condujo a que cayera la inversión y después de una década de crecimiento el año pasado no hubo crecimiento alguno. Sin embargo, añadió, México mantiene su fortaleza macroeconómica y ha asegurado su integración con Norteamérica. Además, “las organizaciones empresariales han presentado 86 propuestas para enfrentar la emergencia económica. Estamos trabajando en la ruta de un gran acuerdo nacional y podemos afrontarlo con gran éxito”, informó.

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), Francisco Cervantes, subrayó que los diferentes gobiernos se verán obligados a reorientar áreas necesarias para reactivar la economía y, por ello, los empresarios mexicanos “debemos tomar iniciativas de la mano del gobierno ya sea estatal como regional”. Nuestra perspectiva, añadió es presentar una iniciativa con enfoque multilateral. México en la actualidad se encuentra adherido a numerosos tratados de libre comercio y no abogará por el proteccionismo. Destacó, además, la solidaridad de Iberoamérica y del mundo por los ciudadanos y empresarios y es, “precisamente este espíritu el que nos permitirá superar la pandemia”.

NICARAGUA

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán, indicó que los sectores empresariales de Iberoamérica, y en especial en el caso de Nicaragua, donde no se han aplicado las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud y de la OPS (Organización Panamericana de la Salud) para enfrentar la pandemia, “estamos batallando con todas nuestras fuerzas y recursos para salvar vidas, mantener empleos y darles sostenibilidad a las empresas”. La colaboración entre nuestras naciones y sectores será vital para ese objetivo, continuó, es impensable salir

adelante sin la solidaridad efectiva y oportuna entre nosotros, especialmente en lo que será la nueva etapa post Covid.

PANAMÁ

El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Julio de Lastra, señaló que la crisis representa una oportunidad única para reinvertirnos ante la adversidad y nos ha dejado tres grandes lecciones: vemos océanos más limpios y cielos más claros, lo que demuestra que sí podemos mejorar el medioambiente ; ha aflorando lo mejor de nosotros y hemos visto grandes muestras de solidaridad, cooperación y sacrificio personal; y hemos visto los beneficios de la digitalización, el uso de la nube, la adopción de medidas como el teletrabajo y, en general, la automatización de muchos de los procesos que antes eran manuales. “Continuemos fortaleciendo los lazos de amistad y sigamos construyendo puentes, superando unidos los retos que enfrentaremos a futuro”, sentenció.

PARAGUAY

El presidente de la Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (FEPRINCO), Gustavo Volpe, informó de que los empresarios se reunieron desde el inicio de la pandemia para analizar posibles maneras de encarar los desafíos económicos, laborales y financieros. Por ello, continuó, han trabajado en flujos de caja con el Banco Central y la banca de Paraguay para ofrecer créditos, prestando especial atención a las Mipymes ya que son el 90% del país y el 70% de la fuerza laboral. Suscribió lo dicho anteriormente por los demás ponentes y apostó firmemente por la integración regional, como factor fundamental para el desarrollo de los países.

PERÚ

La presidenta de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP), María Isabel León, subrayó que, ante las proyecciones de un escenario de recesión mundial, que se traduce en el quiebre de empresas de todos los tamaños y en la pérdida de miles de puestos de trabajo, es momento de unir fuerzas y emprender una cruzada por la inversión promovida desde el más alto nivel. “La población espera de sus autoridades, instituciones y del sector empresarial un trabajo conjunto, con una única visión país que progresa y brinda oportunidades para todos”, manifestó.

PORTUGAL

El presidente de la Confederación Empresarial de Portugal (CIP), Antonio Saraiva, habló de las previsiones del Fondo Monetario Internacional, que prevén una caída del PIB del 6,1% en 2020 y adelantó los efectos adversos de la crisis en el sector del automóvil, en la exportación de servicios o en la logística. Saraiva, explicó que Iberoamérica debe defender a sus empresas y garantizar su supervivencia promoviendo el empleo. Para

ello, en el país se presentaron dos propuestas: una a fondo perdido y otra de capitalización. Por otro lado, subrayó que a partir de ahora se presentan cuatro desafíos clave a los hay que hacer frente y que son el cambio climático, la democracia, las desigualdades y la digitalización.

REPÚBLICA DOMINICANA

El presidente de la Confederación Patronal de la República Dominicana (COPARDOM), Juan Alfredo de la Cruz, explicó que las actividades productivas que sostienen la economía dominicana, tal como es el caso del turismo y la construcción se encuentran paralizados afectando como es lógico el equilibrio macro del país. Destacó, por otro lado, que se han implementado medidas con el fin de mantener el empleo y la sostenibilidad, a través de políticas fiscales y monetarias; de protección social y programas de apoyo a la población más afectada; e implementando nuevas modalidades de trabajo.

URUGUAY

El presidente de la Cámara de Industria de Uruguay (CIU), Gabriel Murara, habló en su nombre y en el del presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del país (CNCS), destacando los efectos de la pandemia no sólo a nivel sanitario sino también económico. En este sentido, resaltó que el gobierno ha gestionado de manera positiva la situación, tratando de “tener la economía con los motores encendidos”. Asimismo, destacó el compromiso que hay en el país por mantener el empleo y empezar a recuperar las cifras de desempleo, que ascienden a 200.000 personas. Insistió, por último, en hacer un gran esfuerzo por promover y potenciar la competitividad, que ya representaba un problema antes de la crisis.

VENEZUELA

El presidente de la Federación de Cámaras de Venezuela (FEDECÁMARAS), Ricardo Cusanno, puso de relieve el compromiso de los empresarios en esta crisis y la importancia de celebrar eventos y organizar puntos de encuentro para buscar soluciones conjuntas. Apostó, además, por promover la unión iberoamericana y aseguró que las sociedades requieren de la unión solidaria. Otro punto importante, prosiguió, consiste en promover la reactivación económica y hacer que sea un punto de partida para un cambio estructural en el país.

En este sentido los presidentes de las organizaciones empresariales de Iberoamérica dejaron claro que la unión hace la fuerza y precisamente esta unión es la que debe promover la integración regional ahora más que nunca. Asimismo, todos pusieron de relieve la importancia de la colaboración público-privada, entre las naciones y entre los diversos sectores económicos; y aseguraron que “el espacio iberoamericano es el único lugar donde todas estas plataformas se reúnen para seguir reforzando el diálogo común e intensificar los esfuerzos para lograr soluciones rápidas y eficaces que nos permitan salir de esta crisis".