21 jun 2019
Consulado de Bilbao

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha sido nombrado cónsul de Bilbao

Antonio Garamendi, consul de Bilbao

El Pleno de la Cámara de Comercio, heredera del Consulado de Bilbao, ha nombrado seis nuevos "cónsules de Bilbao", personas que llevan el nombre de la villa por el mundo, entre ellos, está el presidente de CEOE, Antonio Garamendi. 

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha recibido la imposición de la medalla que le acredita como Cónsul Honorario de Bilbao, otorgada por la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao, en un acto celebrado hoy en la sede de la citada Cámara.

Está figura histórica de Consulado, fue recuperada por la Cámara de Comercio, Industria y Navegación en el año 1991. Se emplea para nombrar cónsules con carácter honorífico entre aquellas personas cuyos méritos profesionales y humanos contribuyen al engrandecimiento y prosperidad de la Villa de Bilbao.

Los seis nuevos cónsules son el ex-alcalde Ibon Areso; la directora del museo de la moda de París, Miren Arzalluz; el presidente de British Airways, Alex Cruz; el notario Vicente del Arenal; el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y el director del Guggenheim, Juan Ignacio Vidarte.

"Bilbao es la capital del mundo", ha destacado Antonio Garamendi en su discurso. "Nunca renunciaremos a nuestra tierra y de la cual nos sentimos muy orgullosos", ha concluido.

El preisdente ha querido agradecer este premio a su ciudad y ha añadido que "es emocionante que los tuyos te reconozcan y un orgullo saber que vas a pertenecer a un colectivo que tiene 500 años". Por otro lado, también ha querido reconocer el trabajo de las empresas y empresarios vascos que "nos han traído hasta aquí". 

El acto de proclamación se ha celebrado en la Sala del Consulado de Bilbao, en el Museo Vasco. Previamente, en la Iglesia de San Antón, los nuevos cónsules han sido homenajeados con un aurresku de honor.

La misión de los cónsules es "llevar el nombre de Bilbao con orgullo por todo el mundo, propagar las virtudes del trabajo, honradez y hospitalidad de los bilbaínos y bilbaínas, y que todas sus actuaciones estén dirigidas al mayor engrandecimiento y prosperidad material y espiritual de Bilbao y de sus gentes".