15 abr 2019
Precios

CEOE destaca que la inflación subyacente se mantiene en el 0,7% en marzo

Dato que confirma la ausencia de presiones inflacionistas.

IPC

La tasa interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) aumenta dos décimas hasta situarse en el 1,3%, debido, fundamentalmente, al mayor incremento de los precios energéticos, señala el servicio de Estudios de CEOE en su valoración del dato del IPC del mes de marzo.

Por su parte, la inflación subyacente se mantiene en el 0,7%, mostrando una clara ausencia de presiones inflacionistas en el núcleo de la inflación. Analizando sus componentes, se observa que todos ellos continúan registrando incrementos muy moderados. En concreto, los precios de los Servicios mantienen su variación en el 1,1%. Los precios de los Bienes industriales sin productos energéticos aumentan un 0,2% y los de los Alimentos con elaboración, bebidas y tabaco mantienen su avance en el 0,4%.

Los Alimentos sin elaboración, desaceleran el ritmo de variación de sus precios en más de un punto porcentual hasta el 2,0%, gracias a la moderación del aumento de precios en algunos de los componentes más inflacionistas como frutas frescas o pescado. A lo que se ve unido el descenso de precios de aceites y grasas.

Los precios energéticos en marzo continúan el repunte iniciado en el mes anterior, fundamentalmente debido al aumento de los precios de carburantes y lubricantes. En concreto, la tasa interanual en este mes de los precios de los productos energéticos fue del 5,6%, tres puntos porcentuales más que la anotada en febrero.

En marzo, el precio del petróleo ha proseguido con la tendencia alcista iniciada en enero hasta los 66,0 $/barril, un 2,7% más que en febrero, mientras que en tasas interanuales la variación ha sido plana. No obstante, en euros sí se ha producido un encarecimiento del 9,1%, con respecto a marzo de 2018, debido a la depreciación del euro frente al dólar en el último año.

Para los próximos meses se espera que el precio se mantenga ligeramente por encima de los 70 $/barril, ya que a los recortes en la producción por parte de la OPEP y Rusia se ven unidos los problemas de producción en Venezuela y el riesgo de que se produzcan en Libia.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado se situó en el 1,3% en marzo, dos décimas más que el mes anterior, y el índice promedio de la Unión Económica y Monetaria disminuyó una décima hasta el 1,4%. Así, el diferencial con la zona euro acumula cinco meses en negativo, pero se ve recortado notablemente.

De cara a los próximos meses, la inflación mantendrá una tasa similar en el mes de abril, impulsada por el efecto Semana Santa, moderándose posteriormente hasta situarse por debajo del 1,0%, para lo que contará con la ayuda de la inflación subyacente, en un entorno de desaceleración económica.