Salarios: una propuesta realista

Articulo de Ana Plaza publicado en Expansión el 18 de enero de 2017.

No hay ninguna duda de que la recuperación económica se está consolidando en los últimos años y que ello se ha trasladado a la mejora de la situación de muchas familias en España. Pero permanece, con todas sus consecuencias negativas en nuestra sociedad, el gran problema de nuestro país: el desempleo.

Es cierto que durante los tres últimos años los datos son positivos: hemos pasado de una tasa de paro del 23,6% en 2014 al 18,9% en 2016. Por su parte, el número total de trabajadores afiliados a la Seguridad Social ha alcanzado este último año las 17.850.000 personas, el mejor dato desde septiembre de 2009.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer, que se puede identificar claramente con la siguiente cifra: más de 3,7 millones de personas están en el desempleo, algunas con situaciones realmente preocupantes, entre los que destacan dos colectivos: los parados de larga duración y los jóvenes.

Ante este reto que nos ocupa, la CEOE cree que cualquier tipo de decisión que se tome en el mercado de trabajo, sea por parte del poder legislativo o por los interlocutores sociales ha de permitir crear de una manera más rápida empleo. Para ello, hemos realizado, desde hace mucho tiempo, toda una serie de propuestas en muchos campos, como por ejemplo, en la negociación colectiva, la formación, la necesidad de un nuevo marco de relaciones laborales, la prevención de riesgos laborales o las políticas activas y pasivas de empleo. Entendemos que, además de salarios, hemos de hablar de todas estas materias.

Los salarios en España se establecen por medio de acuerdos entre los sindicatos y los representantes de los empresarios sentados alrededor de una mesa de negociación. Son las dos partes de los convenios colectivos, como mejores conocedores de la realidad que tiene cada empresa o sector, los que deciden libremente cual ha de ser el salario.

Desde CEOE consideramos que el sistema que se incluye en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) ha de seguir siendo aplicable: cada mesa de negociación determina, sin interferencias externas, las condiciones salariales. Habrá mesas en las que el acuerdo exigirá una congelación y en otras se decidirán los incrementos que se estimen oportunos. Hay que recordar que el III AENC propone unas recomendaciones de subida de hasta un 1% para 2015 y de hasta un 1,5% para 2016.

¿Qué ha sucedido durante este tiempo? Los negociadores han pactado unos salarios cuyos incrementos se situaron en unas medias del 0,74% en 2015 y del 1,06% en 2016. Si tenemos en cuenta los convenios pactados con efectos exclusivamente para 2016, el incremento ha sido algo menor: el 0,98%.

Ante esta realidad, los empresarios proponemos continuar con un modelo que ha tenido éxito en cuanto a la recuperación de competitividad de las empresas para que se pueda crear empleo.

Apostamos por una recomendación salarial para 2017 fundamentada en dos conceptos. Por una parte, proponer una subida de hasta un 1,5% y, por otra, un incremento adicional, que podría llegar hasta el 0,5%, en función de la productividad de las empresas y de una reducción significativa del absentismo.

En conclusión, creemos que esta recomendación no sólo es realista con la evolución de los incrementos de los salarios pactados durante estos años, sino que es la mejor para que la economía española siga desarrollándose y las empresas puedan acelerar el ritmo de creación de empleo.

Tanto esta propuesta de incremento salarial para 2017 como el resto de temas son los que proponemos a los sindicatos para su negociación y estamos convencidos de que, en la línea del diálogo social que hemos tenido es España desde la transición, seremos capaces de llegar a grandes acuerdos.

Publicaciones recientes