Más empleo y también de más calidad

Artículo de Ana Plaza publicado en El Mundo.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2016 confirman una realidad que ya conocíamos con unas cifras que empiezan a ser estructurales y demuestran que la economía española tiene mecanismos para que el empleo crezca.

Estamos ante una tendencia positiva del mercado laboral que se ve claramente en estos datos si los analizamos desde un punto de vista trimestral. En este sentido, debemos destacar que ha aumentado el número de ocupados en 478.800 personas, alcanzando las 18.527.500 personas, con lo que nos situamos en cifras de 2011. Por lo que respecta al número de parados, se observa que ha descendido en 253.900 personas y se sitúa en 4.320.800 personas, por lo tanto, en niveles de 2009. Además, la tasa de paro disminuye hasta el 18,91 %, lo que representa la tasa más baja desde 2009.

Sin embargo, las cifras que más nos interesan son las interanuales porque demuestran una tendencia que se viene consolidando, como mínimo, en los dos últimos años. La creación de empleo sigue apoyándose en el sector privado con una tasa interanual que repunta hasta el 3,1%. Al mismo tiempo, se mantiene la tendencia de aumento del empleo a tiempo completo y la reducción del empleo a tiempo parcial. También hay que destacar que el número de hogares con todos sus miembros activos en desempleo desciende en 55.500 y que aumenta el número de hogares con todos sus miembros activos ocupados en 160.800.

Es una evolución del mercado de trabajo que puede ser valorada positivamente, pero no nos podemos quedar ahí porque aún queda mucho camino por recorrer. Tenemos unas cifras de paro todavía muy lejos de las que hay en la mayoría de los países de nuestro entorno. Por eso, desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) creemos que es fundamental la estabilidad institucional, así como la necesidad de nuevas reformas en el mercado de trabajo, con un objetivo esencial: desarrollar la economía española para seguir impulsando el empleo en nuestro país.

Mejorar la productividad y la competitividad de nuestras empresas, impulsar la internacionalización o lograr situaciones de clara seguridad jurídica y económica son las claves para que se produzca la inversión en empleo. Todo ello, en un contexto donde la negociación colectiva ha de ser el motor de la regulación de las relaciones laborales por su proximidad y conocimiento de la realidad. Se debe establecer un permanente diálogo social que reconozca el protagonismo que han de tener los interlocutores sociales en la determinación de las reglas de juego que rigen el mercado de trabajo.

Ante este reto, los empresarios estamos dispuestos a seguir aportando todas las ideas y propuestas que tenemos y a colaborar con el Gobierno y el Parlamento con el objetivo de afrontar el gran desafío de nuestro país: la creación de empleo.

Publicaciones recientes