“Las pymes necesitan reformas estructurales”

Artículo de Carlos Ruiz, director de Economía de CEPYME, publicado en el suplemento de EXPANSION PYMES & Emprendedores:

La economía española muestra un proceso de desaceleración desde finales de 2017 que obedece al agotamiento de determinados impulsos externos, así como a otros procedentes de la demanda. Los efectos de las reformas estructurales, fundamentalmente las llevadas a cabo en los ámbitos laboral y financiero, han permitido que la economía española cierre recientemente en términos agregados la brecha de valor añadido y de empleo con respecto al periodo precrisis y que esta recuperación se haya desarrollado de forma acompasada al reordenamiento, en distinta magnitud, de alguno de los desequilibrios que afectan negativamente a nuestra economía, como el endeudamiento privado, el déficit de la balanza de pagos y la tasa de desempleo.

Por el contrario, subsisten aún algunos desajustes, tales como una reducida tasa de ahorro, una elevada dependencia financiera con el exterior y, en especial, un elevado endeudamiento público. La prevalencia de éstos debe poner en alerta a los poderes públicos, puesto que es una condición indispensable aprovechar el momento del ciclo actual para introducir reformas que generen los márgenes suficientes para compensar cualquier episodio de crisis económica o financiera que pueda afectar a la economía española en los próximos años.

La realidad de la actividad de las pymes no es ajena a este contexto económico. Tal y como se presenta en la 2018 SBA Fact Sheet: Spain de la Comisión Europea, las empresas de menor dimensión continúan contribuyendo significativamente a la generación del valor añadido total (62,2%) y al empleo total (72,4%), del conjunto de la economía española. Estos porcentajes son muy superiores a los que se registran en promedio en la UE y se acentúan conforme se va reduciendo el tamaño empresarial, de tal forma que, en el caso de las microempresas, estos porcentajes superan ampliamente a los de nuestros principales socios comerciales. Pese a que las pymes durante los últimos años han mostrado crecimientos superiores al conjunto de la economía en términos de facturación, aún se sitúan un 16,0% por debajo de los niveles que se alcanzaron antes de la crisis financiera mundial. Además, aunque el aumento de las cifras de negocios en las pymes se ha recuperado significativamente, los márgenes de estas empresas y las ratios de rentabilidad económica aún siguen siendo modestos y su recuperación más lenta. Según la Encuesta de Acceso a la Financiación Empresarial, realizada por el Banco Central Europeo y la Comisión Europea entre abril y septiembre de 2018, las pymes presentan, en términos de beneficios, una evolución menos favorable, debido al aumento de los costes, tanto laborales como de otro tipo, circunstancia que es compartida por un amplio conjunto de empresas de menor dimensión.

Durante el próximo año es previsible que la tendencia positiva de crecimiento de las pymes continúe, si bien a un menor ritmo. El valor agregado de las pymes aumentará, aproximadamente, en un 4,1% en 2018- 2019. En el mismo período, el empleo generado por estas empresas crecerá aproximadamente un 3,0%.

Ahora bien, la vulnerabilidad financiera de un conjunto importante de estas empresas ante un cambio de las condiciones financieras, requiere indefectiblemente que las pymes aumenten sus ratios de rentabilidad si quieren ampliar su capacidad productiva, ganar dimensión y dirigirse hacia otros mercados. La necesidad de lograr un mayor volumen de inversiones para la expansión y el crecimiento de las pymes exige reducir los diferenciales de rentabilidad con otro tipo de inversiones para la atracción de capital. Todos estos esfuerzos serían además baldíos si no se ven acompañados por continuas reformas estructurales que impulsen el aumento de la tasa de crecimiento potencial de la economía española y, en particular, aquéllas que mejoren el entorno en el que operan las empresas de menor dimensión. La Comisión Europea señala, entre otras medidas, la necesidad de desarrollar políticas que afectan a la mejora del espíritu empresarial, al acceso a las ayudas y la contratación pública, al acceso a la financiación, a la consecución de un mercado único, al reto medioambiental y a la internacionalización.

 

Publicaciones recientes