“La sostenibilidad es uno de los ejes más importantes de trabajo de la CEOE, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas como referente”

Entrevista de Corresponsables a Carmen Alsina, directora de comunicación, relaciones institucionales y sostenibilidad CEOE

 

Desde su creación en 1977, CEOE representa y defiende los intereses de los empresarios españoles. Integra, con carácter voluntario, a la mayor parte de las empresas y autónomos de cualquier tamaño y sector de actividad. Una de los puntos fundamentales de su misión es potenciar la investigación y la innovación tecnológica en la empresa, la sociedad de la información y la formación empresarial, así como la sostenibilidad y la protección del medio ambiente.

Por ello, entrevistamos a Carmen Alsina, directora de comunicación, relaciones institucionales y sostenibilidad CEOE que nos cuenta la evolución de la estrategia de la sostenibilidad y RSE en la organización, la iniciativa que han puesto en marcha “Empresas que ayudan” y las medidas que se han tomado para frenar y combatir la crisis sanitaria provocada por el COVID19 como “salvaguardar la salud de los trabajadores y tratar de que la economía no se pare, para que la salida de la crisis sea más rápida y menos dramática”.

¿Podría empezar explicándonos cómo llegó a este mundo de la RSE y qué recuerda de esos inicios, cómo estaba la RSE en nuestro país y en CEOE?

Mi recorrido profesional ha estado ligado en su mayor parte a CaixaBank, donde ejercí en los últimos años como responsable de Comunicación, Relaciones Externas, Marca y RSE de CyL y Asturias. Además formaba parte del Comité de Asignaciones de recursos de la Obra Social que hacíamos en territorio. Durante estos años, en una empresa tan sumamente comprometida como es CaixaBank, aprendí mucho de la importancia de la RSE y eso me ha “marcado” en mi forma de vivir mi trabajo y de entender la empresa. Además, durante mi etapa en el Ayuntamiento de Gijón, tuve entre otras funciones la vicepresidencia de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, etapa en la que también aprendí mucho del valor real del compromiso.
A finales del año 2018 asumí la dirección del Departamento de Comunicación, Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de CEOE y la Secretaría de la Comisión de Responsabilidad Social Empresarial de CEOE.

En estos años he visto evolucionar el concepto de la RSE desde algo meramente social y casi en el ámbito del “mecenazgo” hasta formar parte del propósito de la empresa impregnando todos sus valores y dándole un sentido último a la función que desarrolla, una misión.

En esta línea, ¿cómo ha evolucionado la estrategia de RSE de CEOE en estos últimos años hasta la actualidad y cuáles son sus principales líneas de actuación?

Con la llegada del nuevo presidente, Antonio Garamendi, la Sostenibilidad ha pasado a ser uno de los ejes más importantes de trabajo, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas como referente a la hora de establecer la estrategia de sostenibilidad.
Ahora, desde CEOE actuamos en todos aquellos ámbitos que forman parte de nuestra actividad diaria desde la perspectiva de la sostenibilidad; se trabaja con los miembros que tenemos en los distintos órganos consultivos, como son la propia comisión de RSE, Medioambiente y Desarrollo Sostenible; de Igualdad y Diversidad; Sanidad y Servicios Sociales; y Educación y Formación, entre otros.

¿Puede poner ejemplos, citar buenas prácticas de su organización en estos temas?

Que duda cabe que el desarrollo actualmente del programa “Empresas que Ayudan”  que estamos coordinando desde el Departamento de Sostenibilidad bajo la dirección de la Fundación CEOE en el marco de esta terrible pandemia es un ejemplo paradigmático de nuestra transformación hacia una proactividad clara en este ámbito.
Este programa busca coordinar las necesidades sociales que se están manifestando en esta crisis con las ayudas ofrecidas por las empresas y además también ofrecemos nuestra colaboración a estas empresas ante posibles impedimentos que se les puedan presentar para llevar a cabo esa colaboración. Todo ello, para desarrollarlo a través de la Fundación CEOE, que es quien lidera el proyecto, aunque cuenta con la colaboración del 25% de la plantilla de CEOE, que además ha puesto todos sus recursos y capilaridad a disposición de esta iniciativa. Esto nos permite dar un servicio muy demandado a nuestras empresas y a la sociedad en general en el marco de nuestra actividad.

¿Qué papel tiene en la misma la comunicación de la RSE? ¿Cómo lo trabajan?

Consideramos que la comunicación en el ámbito de la RSE es fundamental, el hecho de que en CEOE ambos departamentos estén bajo la misma dirección facilita mucho esa labor.

Desde nuestra organización, al ser una confederación, tenemos que contar con dos tipos de comunicación, una interna y otra externa. Ambas son fundamentales para que todos los stakeholders conozcan y se impliquen en lo que estamos llevando a cabo en materia de RSE y en los valores que conforman nuestra actividad.

En CEOE, como en muchas otras empresas, la comunicación interna de cara a todos sus asociados, empleados y proveedores se realiza mediante las plataformas internas de comunicación. A través de ellas damos a conocer todas aquellas iniciativas que se desarrollan.

Por otro lado, hemos realizado campañas de comunicación y difusión sobre los ODS y sobre su implementación en el sector empresarial; todo ello dando visibilidad a un buen número de buenas prácticas empresariales para cada uno de sus objetivos.

Dentro de la Comisión de RSE, difundimos semanalmente un boletín informativo en el que destacamos precisamente esas buenas prácticas de nuestros miembros para conocimiento del resto y posible réplica, para poder llegar al mayor número posible de audiencia.

¿Cuáles son las principales ventajas y beneficios de apostar por la RSE?

Debido al contexto social en el que vivimos actualmente, ahora más que nunca las empresas apuestan por la responsabilidad social, pero es fundamental la implicación real de su CEO y de todo el equipo de personas que forman parte de la organización, para que esto se transmita a toda su cadena de valor.

La ventaja competitiva que genera la RSE, como un modelo de negocio sostenible en el que poder basar nuestra actividad, repercute en un beneficio a medio y a largo plazo que es el que de verdad interesa a una empresa, en una mayor identificación de su equipo en el proyecto y por supuesto, en un beneficio global para el entorno donde se desarrolla esa actividad.

¿Cuáles son, en su opinión, los principales errores que se siguen cometiendo en la actualidad en torno a la RSE y cómo subsanarlos?

Estamos volcados en un mundo de inmediatez, todo lo queremos para ayer, en cualquiera de las circunstancias de la vida, ya sean laborales o en nuestro día a día. Los resultados de la RSE deben planificarse a medio o largo plazo, yendo aparentemente en contra del ritmo cortoplacista de las cosas.
Tenemos que pararnos a pensar y analizar las situaciones, para poder actuar de la mejor forma posible y que nos permita tener un proyecto sostenido y sostenible en el tiempo.

Aún se oye en determinados foros y a ciertas personas que las empresas ‘hacen’ RSE por cosmética, por lavado de imagen, por greenwashing, ¿qué opina de ello y cómo revertir la situación?

Las críticas sobre el greenwashing son inevitables. Siempre habrá colectivos que crean que se actúa por ello, pero desde CEOE y en las empresas que representamos, como secretaria de la Comisión de RSE, puedo decir que hay un alto grado de compromiso real.
Las empresas trabajan mucho por la sostenibilidad porque saben que, en el mundo en el que vivimos, es la forma en la que debemos de trabajar y actuar.

No quiero dejar de poner en valor el trabajo de las empresas en esta crisis del COVID 19, creo que es un claro ejemplo de compromiso real que nace de forma espontánea y que es el fruto de un cambio de mentalidad de las empresas que ya lleva produciéndose desde hace años.

Si me permites el símil, nadie podría cambiar el rumbo del barco a golpe de timón si no tuviese ya un buen mapa de coordenadas que le permita adaptarse con esa rapidez y creo que es una prueba clara de que estamos muy lejos del concepto de green washing y de que la RSE se concibe como parte de la estrategia intrínseca de nuestras empresas y de sus valores.

¿Cómo están fomentando en CEOE la comunicación y el diálogo con los grupos de interés, cómo lo llevan a cabo y cuáles son las principales buenas prácticas qué destacaría?

CEOE está constantemente en contacto con sus miembros, a través de sus organizaciones territoriales y sectoriales, así como de las diferentes comisiones que funcionan en el seno de la organización.

Desde el departamento de Comunicación, RRII, y Sostenibilidad, destacaría el Proyecto Territorio, que funciona como una red de comunicación entre las diferentes patronales territoriales, tanto autonómicas como provinciales. Este año estamos trabajando también en el Proyecto Sectores de la misma manera, para tener una mayor comunicación entre todos y abordar así, de manera ágil, todos aquellos asuntos de interés del momento.

Por otro lado, destacaría el proyecto que desde el departamento de Empresas y Organizaciones se ha puesto en marcha. Se trata de una web interna para todos los miembros en la que se informa diariamente de toda la actividad que se realiza tanto a nivel interno en CEOE, como de charlas o jornadas de interés para sus miembros.

¿Cuáles son, en su opinión, los retos y desafíos de la RSE en nuestro país?

Uno de los principales retos que tiene nuestro país es poder extender la RSE entre las pequeñas empresas. Debemos tratar de impulsar el que aquellas empresas que tienen más dificultades para acercarse al ámbito de la sostenibilidad puedan hacerlo y lo vean como una oportunidad.
Otra prioridad es el trabajo que se realiza a través de la cadena de valor de cara a implementar la RSE y a promover que nuestros proveedores cumplan ciertos estándares de responsabilidad.

También me parece relevante apostar por la innovación y la digitalización, como herramientas transformadoras de las organizaciones.

Qué duda cabe que, en estos momentos, y aunque por motivos no deseados, se ha hecho un avance, inimaginado hace unos meses, en estos tres ámbitos; vemos un compromiso enorme de la pequeña y mediana empresa, una colaboración en red ejemplar y unos claros avances en la digitalización y la innovación que en otro momento seguramente hubiésemos tardado décadas en alcanzar.

¿Y los retos de CEOE? ¿Cómo los piensan llevar a cabo?

Desde CEOE queremos apoyar a todas las empresas para que implementen la RSE, en función de su sector y actividad económica. Para ello seguiremos trabajando internamente y junto a nuestras comisiones para poder aportar los mejores conocimientos.

Ante esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19, ¿qué medidas o plan de contención y/o seguridad se ha adoptado desde CEOE para hacer frente al impacto generado por el COVID-19 especialmente en el tejido empresarial de España?

En todo momento hemos estado en coordinación con las autoridades sanitarias, que son las que tienen que marcar las directrices, porque esto que nos azota es una crisis sanitaria, aunque se haya tornado después en económica. En ese sentido, hemos sido correa de transmisión, aprovechando nuestra capilaridad, para que sus recomendaciones lleguen a todas las empresas. Ese es el mejor papel que podemos desempeñar a nivel sanitario. En todo caso, creemos que salvaguardar la salud de los trabajadores y tratar de que la economía no se pare, para que la salida de la crisis sea más rápida y menos dramática, son dos elementos compatibles y así lo estamos defendiendo.

Publicaciones recientes