Impacto a largo plazo en la economía británica de su salida de la Unión Europea

El Gobierno británico ha elaborado un estudio publicado en noviembre de 2018 donde se analiza el impacto a largo plazo de la salida de Reino Unido de la UE teniendo en cuenta diferentes escenarios que se comparan con los acuerdos actuales. Hay que recordar que, si bien todavía no ha sido aprobado por el parlamento británico, Reino Unido y la UE han acordado una Declaración política que establece el marco para la futura relación entre ambos, que incluye una zona de libre comercio para bienes.

El foco principal del estudio son los impactos potenciales en el PIB de los cambios de las políticas comerciales, incluido el análisis de los costes. El informe destaca que no se trata de una previsión económica para el Reino Unido puesto que:

  • Solo considera el potencial impacto económico de la salida del Reino Unido de la UE como factor específico. Otros elementos como la tendencia creciente de las cadenas de valor globales, el aumento del comercio de servicios, el desarrollo tecnológico y la demografía mundial se mantienen constantes. Se espera que, en todos los escenarios considerados, la economía continúe creciendo a largo plazo.
  • No emite juicios sobre futuras decisiones o respuestas políticas del gobierno británico.
  • Las estimaciones muestran los impactos a largo plazo relativos de la adopción de diferentes acuerdos comerciales. Si bien estos resultados se basan en una metodología sólida, las estimaciones se presentan como rangos y deben interpretarse con cautela.

Este trabajo considera cuatro escenarios:

  1. La posición política establecida por el Gobierno británico en el “Libro Blanco” de julio de 2018 sobre la futura relación entre el Reino Unido y la UE.
  2. Un Tratado de Libre Comercio (TLC) hipotético con aranceles cero, que refleje los costes no arancelarios promedio de un TLC, como estar fuera de la Unión Aduanera y de los acuerdos aduaneros estándar con la UE, las barreras reglamentarias y otros costes.
  3. Un escenario de tipo Espacio Económico Europeo (EEE) que refleje estar fuera de la Unión Aduanera y, como tal, muestre principalmente los costes de los acuerdos aduaneros estándar con la UE. Se aplican tarifas cero (modelo tipo EEE) y existe movimiento de personas.
  4. Un escenario de “No Acuerdo” basado en una valoración de las barreras no arancelarias promedio (BNA) entre países que comercian en términos no preferenciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y se aplicarían los aranceles de la UE a la nación más favorecida (NMF) (modelo de No Acuerdo).

El estudio compara el impacto económico a largo plazo (se considera unos 15 años después de que la nueva relación del Reino Unido con la UE entre en vigencia) de cada uno de los escenarios con los acuerdos actuales, considerando primero los efectos comerciales solamente, ya que los efectos de los flujos migratorios se examinan por separado al igual que los efectos regulatorios.

La estimación muestra los impactos relativos de los diferentes acuerdos comerciales, señalando que a mayores barreras al comercio derivadas de un escenario de “No acuerdo” entre la UE y el Reino Unido mayor será el coste económico, tal y como se aprecia en la tabla adjunta. En claro contraste, el impacto negativo será menor si se adopta la posición establecida por el Gobierno recogida en el escenario del “Libro Blanco”.

Por otro lado, también se analiza el impacto de los acuerdos migratorios y de la potencial flexibilidad regulatoria, que se añaden a los impactos comerciales. El estudio señala que la libre circulación de personas terminará cuando el Reino Unido abandone la UE. Los futuros acuerdos de migración se determinarán en función del interés nacional del Reino Unido y se establecerán en un Libro Blanco, en línea con la política general del Gobierno para reducir la migración neta a niveles sostenibles. Los cambios en la migración tendrán un impacto en la economía y por ello se analizan diversos escenarios en función de los cambios potenciales en los flujos netos de trabajadores.

Los resultados señalan que el menor impacto negativo para el PIB y el PIB per cápita se encuentra en el escenario del Libro Blanco, tanto en el supuesto de flujo neto nulo de trabajadores como en el de sin cambios en los acuerdos migratorios, aunque un escenario de tipo Escenario Económico Europeo tampoco tiene un efecto muy adverso en términos de PIB en sus dos variantes. El impacto más negativo se obtiene de una salida de Reino Unido de la Unión Europea si no hay acuerdo entre ambas partes, es decir, lo que se denomina “Brexit duro”.

En definitiva, con este estudio el Gobierno Británico trata de demostrar que el escenario de acuerdo con la UE es el menos negativo para la economía británica en el largo plazo una vez que se produzca su salida de la UE, a pesar de reconocer que sus efectos no van a ser positivos en el corto-medio plazo para la economía británica.

Publicaciones recomendadas