Entrevista a Antonio Garamendi, presidente de CEOE, en el periódico argentino CLARÍN

Entrevista a Antonio Garamendi, presidente de CEOE, publicada en el periódico CLARÍN:

-¿Qué mirada tiene de la Argentina teniendo en cuenta los problemas de la economía de hoy respecto a aquel otro país de febrero de 2017 cuando Mauricio Macri hizo su visita de Estado a España?

-Creo que no podemos quedarnos en situaciones puntuales. Es verdad que la situación actual no es la misma que la de hace un par de años, pero por la misma razón que no es la misma que en el mundo. El crecimiento económico en ese momento era del 4% y ahora estamos bastante por debajo. Estamos hablando de una guerra comercial entre las dos grandes potencias hoy en día. La realidad es que, nos guste o no nos guste, la realidad internacional no es la misma, y eso influye. En el caso de Argentina está claro que la inflación y los tipos de interés es lo que está afectando, pero lo que hoy nos trasladaban aquí es que son coyunturales y se va a poder trabajar, aunque sea un momento malo.

 

-Usted lo dice, aunque sea un momento malo..

-Yo hago una reflexión desde el punto de vista empresarial español y de España. Las empresas españolas tienen vocación de permanencia. Y de hecho hasta les diría que ya son empresas argentinas porque aquí llevan años, están y van a seguir. Creo que viven la situación argentina como cualquier argentino. Hemos pasado una fase española de 50.000 a 150.000 las empresas que exportan o que están internacionalizadas. O que hemos pasado del 22 al 34% la internacionalización de las empresas, que es lo que ha permitido que crezcamos en dígitos superiores al 3% del PIB y donde hemos estado generando medio millón de empleos anuales, todos estos años es como consecuencia del planteo de globalización. No venimos a decir esto está bien o mal. Lo que sí pensamos es que es fundamental que la economía trabaje en libertad, y para trabajar en libertad necesita reformar. Pensamos sí que se han hecho reformas y que otras se tendrán que seguir haciendo.

 

-¿Qué reformas se deben hacer aquí, dice?

-Nosotros pensamos en la reforma laboral. En España fue importante. Lo que quiero decir es que el gobierno de Macri generó expectativa porque está en la línea de ortodoxia económica y a nosotros nos parece la línea adecuada.

 

¿Y las empresas españolas aquí están ganando o perdiendo?

-Pues eso no lo puedo decir exactamente. En España, las empresas grandes y medianas están ganando, las pequeñas aún no. Pero quiero decir que cuando hablamos de reformas laborales no estamos para nada hablando de suprimir derechos sino de los nuevos empleos. Estamos hablando del futuro. En la OIT lo estamos trabajando. La digitalización nos va a cambiar las cosas y las empresas tienen que cambiar y modernizarse.

Publicaciones recientes