Entrevista a Ana Plaza, secretaria general de CEOE, en EFE

La secretaria general de la CEOE, Ana Plaza, es partidaria de legislar para impulsar a la mujer dentro de la empresa, no sólo fijando cuotas en los consejos de administración sino también con medidas de conciliación y fomentando la corresponsabilidad.

En una entrevista con Efe, Plaza reconoce que las empresas del IBEX están muy lejos de cumplir el objetivo de que el 30 % de sus consejeros sean mujeres en 2020, tal y como establece el código de buen gobierno, ya que en la actualidad lo son sólo el 18,9 %.

“Lo ideal sería llegar a los objetivos que nos proponemos de forma normal, por convencimiento y no por imposición”, dice Plaza, pero añade que “la velocidad no es la adecuada”, por lo que “a lo mejor un mecanismo de acelerar este proceso y empujar en esa dirección no sería malo”.

Si bien destaca que las empresas del IBEX “han tomado la iniciativa y ya no hay ni una sola que no tenga mujeres en sus consejos de administración”, no sucede lo mismo en otras grandes empresas ni en las cotizadas del mercado continuo.

Plaza explica que en los países que han aplicado estas cuotas de consejeras por ley “no se ha solucionado el problema del todo”, porque siguen teniendo tremendas dificultades en los comités de dirección, el paso previo para saltar luego a los máximos órganos de gobierno.

Por ello, hace cinco años la patronal puso en marcha el proyecto Promociona para impulsar la incorporación de la mujer en puestos directivos y, desde entonces, unas 700 mujeres de 350 empresas han participado en él, lo que demuestra que “ha tenido mucho éxito”, cuenta Plaza.

No es un programa académico al uso, explica Plaza, sino muy enfocado a las habilidades que requiere una posición directiva, donde hay una parte muy importante de visibilidad a través del ‘networking’ o del ‘mentoring’ consiguiendo que se tenga “más en cuenta” a estas directivas.

Plaza señala que el 52 % de las personas que terminan sus estudios universitarios son mujeres, por lo que “el gran reto está en dar visibilidad a ese conocimiento” y “abandonar el hecho de que las decisiones se han tomado por hombres en un mundo de hombres”.

“Poco a poco, el hecho de que las mujeres lleguen a puestos del consejo y la alta dirección facilita y hace cambiar las decisiones que se toman en ese sentido”, deja claro Plaza.

Pero al margen de ello, es necesario un cambio cultural, reconoce la secretaria general de la CEOE, tras haber detectado que la conciliación y la corresponsabilidad a nivel familiar y personal “son importantes”, porque una de las cosas que más frenan la carrera profesional de la mujer es la maternidad.

Por ello, se muestra a favor de “cambiar el chip” respecto al papel que juegan la mujer y el hombre en la sociedad actual: “Ese es el gran reto”.

Y para ello, aboga por la puesta en marcha de políticas tanto a nivel público como de empresa, por ejemplo, destinadas a aportar mayor flexibilidad, permisos igualitarios para padres y madres o ayudas para la guardería.

No obstante, pide también “medir bien de qué forma se hacen y qué consecuencias van a tener antes de implementarlas”.

Por ejemplo, en el caso del teletrabajo, no se puede aplicar a puestos que son de cara al público o requieren de una presencia y debe estar ligado al cumplimiento de objetivos y a un nivel de responsabilidad por parte del empleado.

Por el contrario, Plaza se muestra “escéptica” ante medidas como el “currículo ciego”, porque considera que la entrevista es fundamental en un proceso de selección, así como ante la publicación de tablas salariales porque “entra en el ámbito de lo privado”, si bien deja claro que la política salarial de una empresa debe ser “transparente”.

Al comenzar su carrera profesional hace 25 años, el principal obstáculo con el que Plaza se encontró fue que era una única mujer “en un mundo de hombres”, algo que requería “tener carácter, ser determinante y expresar la opinión en alto”, pero también a “tomar determinadas decisiones en determinados momentos”.

“Siempre lo digo: a más responsabilidad, más sacrificio, problemas y dificultades en tu vida personal, independientemente de que seas hombre o mujer”, reconoce.

María Vicente, EFE.

Publicaciones recientes