El compromiso de las empresas con una reconstrucción social

Fátima Bañez

Pese a esto, hemos de tratar también de encontrar aspectos positivos en esta coyuntura, porque los hay y son muy poderosos, que nos sirvan de aprendizaje para el futuro.

Uno de ellos, y del que más orgullosos nos podemos sentir como país, es de la respuesta de la sociedad durante la pandemia, con sus empresas al frente, especialmente en los peores momentos.

Desde hace años, las empresas son conscientes de que su actividad va mucho más allá de la rentabilidad económica para generar empleo. Existen también robustos compromisos con la sociedad y esto es, además, un camino sin retorno.

La responsabilidad social de las empresas no es nueva ni es una moda pasajera. La empresa española lleva años sensibilizada, cada vez más, con la importancia de tener un propósito para con la sociedad.

Por tanto, las empresas comprometidas, no es que sean las empresas del futuro, sino que son las del presente.

Por otro lado, es la propia ciudadanía la que a día de hoy plantea nuevas exigencias a su tejido empresarial, por lo que sabemos ya que solo sobrevivirán las empresas que atiendan estas demandas, aglutinadas en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Por tanto, la solidaridad y el compromiso de la empresa española no ha irrumpido con la pandemia. Lo que sí ha hecho esta crisis es acelerar notablemente la pulsión solidaria de las empresas y autónomos españoles que, como ya todos sabemos, no solo luchan por sobrevivir a las dificultades económicas propias, sino que dan lo mejor de sí para paliar la infinidad de problemas que han ido proliferando como consecuencia de la pandemia y el parón de la producción y los servicios.

Por otro lado, para favorecer la misión social de las empresas, estas necesitan muchas veces canales y fórmulas que les faciliten su labor, es decir, que les ayuden a ayudar. Precisamente, por esta razón, desde Fundación CEOE pusimos en marcha en los peores momentos de la pandemia el proyecto ‘Empresas que ayudan’, con el objetivo de conectar lo que las empresas podían ofrecer con las necesidades de familias más vulnerables y de organizaciones sociales.

Para que una empresa pueda ayudar en circunstancias como las que hemos atravesado y que todavía seguimos viviendo, se necesita agilidad. De ahí la importancia de proyectos como este, del que tan orgullosos nos sentimos.

Desde Fundación CEOE estamos también convencidos de que este gran impulso que ha experimentado el compromiso social de la empresa española, que ha estado a la altura con creces, va a mantenerse tras la pandemia.

No obstante, para ello tenemos primero que superar la situación sanitaria que estamos sufriendo y mitigar la crisis económica sin parangón que está provocando.

En esta línea, la Fundación también ha impulsado el ‘Plan Sumamos: Salud + Economía’, con el objetivo de servir de amplificador de las iniciativas públicas que las distintas comunidades autónomas están poniendo en marcha para contener y controlar la pandemia.

La primera en sumarse ha sido la Comunidad de Madrid –aunque muchas otras se sumarán en las próximas semanas–, con la que hemos firmado un protocolo para, entre otras cosas, multiplicar los testeos en las empresas; animar a que los trabajadores, clientes y proveedores se bajen la aplicación Radar Covid para el rastreo digital de la pandemia; y promover la concienciación ciudadana para que todos nos cuidemos responsablemente y sigamos las recomendaciones de las autoridades sanitarias para proteger la salud y la economía.

Con todo, no hay mejor ayuda para que aquel que se encuentra en una situación vulnerable que ofrecer una oportunidad de empleo. Por tanto, nuestros esfuerzos también deben dirigirse a garantizar una reconstrucción de la economía que dé lugar a un modelo productivo más competitivo, productivo e inclusivo. Que genere, en conclusión, más empleo de calidad.

Para ello, la empresa española, representada por CEOE, ha trasladado al Gobierno y a la opinión pública 21 iniciativas estrategias de país para aprovechar al máximo los fondos europeos de para la reconstrucción (Next Generation UE) de forma que podamos dar un gran salto en cuatro ejes capitales: digitalización; transición ecológica; cohesión social y territorial, e igualdad de género.

Esto no es más que una muestra de lo que pueden hacer las empresas cuando miran al frente con un propósito social.

En conclusión, estamos en un momento difícil, de mucha incertidumbre. Pero la sociedad puede tener una certeza: cuenta con las empresas y autónomos de este país.

Por su parte, las empresas cuentan con CEOE y su Fundación, y, además, estamos convencidos de que a su vez también tienen el apoyo y reconocimiento de la práctica totalidad de la ciudadanía. Con un mayor apoyo de las administraciones, podremos cimentar entre todos la tan ansiada reconstrucción económica y social.

Desde CEOE vamos a seguir alentando siempre el compromiso inquebrantable de las empresas con las personas en todas sus dimensiones y, muy especialmente, con aquellos más lo necesitan.

 

Fátima Báñez, Presidenta de la Fundación CEOE

Publicaciones recientes