Caminando hacia la Transición Energética

Artículo de Marina Serrano, presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, AELEC, publicado en Especial de EXPANSIÓN sobre Energía:

La transición energética, esa ruta por la que ya caminamos, obliga al sector energético y, en concreto, al eléctrico, a acometer un esfuerzo, a adaptarse a la nueva forma de generar, consumir, gestionar, ahorrar y relacionarse con la energía.

Las compañías que se integran en aelēc (EDP, Endesa, Iberdrola, Naturgy y Viesgo) están firmemente comprometidas con esta transformación que nos afecta como sector, como país y como parte de un mundo globalizado, de la mano de las directrices marcadas desde el ámbito de la UE.

Para que en 2050 alcancemos los objetivos de descarbonización, en línea con los Acuerdos de París, será preciso que la energía eléctrica -la única capaz de hacer compatible el crecimiento económico con la citada reducción de las emisiones- cobre protagonismo y se extienda a sectores en los que, hasta ahora, su presencia había sido minoritaria, como es el caso del transporte, además de la edificación y la industria.

La electrificación de la sociedad es, así, la clave para la descarbonización que conlleva la transición energética. A su vez, solo podremos potenciar el papel de la electricidad si contamos con unas redes eléctricas bien malladas, seguras y digitalizadas.

Como gestores de la red de distribución, las empresas de AELEC trabajan cada día para que el suministro llegue a niveles de excelencia en seguridad y calidad. Por ello, los retos que supondrá adaptar la red a las nuevas necesidades (integración de más renovables en el mix, autoconsumo, vehículo eléctrico…) exigirán importantes inversiones en las redes, del orden de 42.000 millones de euros hasta 2030.

En este sentido, el Paquete Energía y Clima aprobado por el Gobierno no solo supone una apuesta por la electrificación como clave en la Transición Energética, sino que además debe servir para sentar las bases de un marco estable y predecible, necesario para facilitar las citadas inversiones.

Todo este proceso nos sitúa en un escenario en el que el consumidor va a tener una relación bidireccional con la energía que consume y que va a tener una mayor capacidad de gestión sobre la misma. Merece la pena resaltar el papel de los nuevos contadores eléctricos inteligentes, que hacen posible este empoderamiento ciudadano, ofreciéndole nuevas funcionalidades y ventajas que le van a permitir ajustar su potencia contratada, elevar su ahorro energético y eficiencia, así como acceder a más información.

Avanzamos hacia la Transición Energética; la electrificación y las redes son la vía para caminar en esa dirección.

 

Publicaciones recientes