Artículo de Ana Plaza, secretaria general de CEOE: “Un compromiso de todos”

Artículo de Ana Plaza, secretaria general de CEOE, en la revista EL SIGLO.

En el ámbito empresarial nos enfrentamos cada día a nuevos retos. El mundo cambia a una velocidad de vértigo y tenemos que evolucionar al mismo ritmo, incorporando nuevos elementos a la estrategia para crecer, y hacerlo de una forma sostenible. En este contexto, el mundo empresarial no se puede permitir no hacer partícipes a las mujeres.

La incorporación de todo el talento disponible es imprescindible para hacer frente a los retos. Se considera un factor estratégico que contribuye no sólo a obtener mejores resultados, sino también a crear un clima de mayor confianza y mayor compromiso.
Por supuesto, la presencia femenina en los consejos de administración es clave en la definición de la estrategia. Y juega un papel muy importante el primer espada, presidente o consejero delegado, que definirá y promoverá las políticas que favorezcan la igualdad en el entorno empresarial. Pero no podemos olvidar los puestos de alta dirección, que gestionan la implementación de esa estrategia en el día a día, contribuyendo a una promoción de la igualdad tan necesaria y buscando soluciones conjuntas.

Según datos recientes publicados por la CNMV, el porcentaje de mujeres en consejos de sociedades cotizadas en 2017 alcanzó el 18,9%, dos puntos por encima del 2016. Sin embargo, cuando se analiza la alta dirección dicho porcentaje baja al 14,8% del total de puestos directivos. Para que estos porcentajes cambien, es importante que tanto hombres como mujeres estén dispuestos a provocarlo.

Si analizamos las principales barreras que la mujer se encuentra en el acceso a cargos directivos, observaremos que no sólo las empresas tienen mucho que decir, sino que compete también a administraciones públicas y a la sociedad en general. Hay que hablar de temas como la corresponsabilidad familiar, conciliación y flexibilidad, la cultura empresarial y la presión social, la trasparencia en los procesos y la implementación de medidas que favorezcan la carrera profesional de las mujeres.

Las empresas, encabezadas por las más grandes y seguidas por las pymes, se han puesto en marcha, dado que saben que repercutirá favorablemente en sus cuentas de resultados, en sus decisiones acertadas, en su compromiso con la sociedad y en su imagen. La sociedad y los gobiernos también han dado un giro con su apoyo mayoritario a la lucha por la igualdad en todos los niveles. Sólo nos queda avanzar, aún queda mucho camino por recorrer y debemos dar pasos decididos y acompasados. Todos juntos.

Publicaciones recientes