Argentina, visión de futuro

Artículo de Juan Rosell publicado en Expansión.

En pocas ocasiones ha cambiado la percepción sobre un país de una forma tan rápida y positiva en un periodo de apenas diez meses, como ha sido en el caso de Argentina.

En este artículo trataré de explicar algunas razones que han llevado a este cambio de imagen de Argentina en un periodo tan corto de tiempo, y exponer de manera breve el papel que debe desempeñar la CEOE a la hora de colaborar en el ambicioso proceso de reformas liderado por el Presidente argentino, Mauricio Macri.
Desde que obtuviese la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas en noviembre pasado, su nuevo Gobierno ha dado un giro radical a la dirección de la política económica del país, que han destacado por su valentía, firmeza, claridad y visión de futuro.

En pocos meses, el nuevo Gobierno argentino aprobó una batería de medidas, que han cerrado una fase caracterizada por el control cambiario y el control de los precios, el excesivo subsidio de los servicios públicos y la política de sustitución de las exportaciones por las importaciones, por sólo mencionar algunos ejemplos de un modelo económico, que ya fue probado en las décadas de los años sesenta y setenta sin éxito alguno en la mayoría de los países de Latinoamérica.

Las medidas de ajuste fiscal, así como la introducción de reformas como la libertad cambiaria, la eliminación de las restricciones a la exportación de bienes agrícolas, la eliminación de barreras proteccionistas, la reducción del nivel intervención de los precios públicos y la disminución del número de precios intervenidos, entre otras, son medidas imprescindibles para aumentar la competitividad de la economía argentina, a medio y largo plazo. Una economía que necesita una mejor asignación de los recursos, la consecución de un presupuesto público más equilibrado y una mayor atracción del capital exterior para impulsar el crecimiento económico y fomentar la innovación.

Este cambio ha coincidido con una nueva dirección de rumbo en la política exterior argentina, que, en poco tiempo, se ha materializado en la adhesión de Argentina como miembro observador a la Alianza de Pacífico, en la resolución del conflicto mantenido con algunos tenedores de la deuda argentina y en la reactivación de las negociaciones comerciales entre la Unión Europea y MERCOSUR.

Al mismo tiempo, el Gobierno argentino ha intensificado las visitas bilaterales, con un fuerte contenido económico, y ha reforzado las relaciones con las instituciones multilaterales, entre los que debemos destacar el Fondo Monetario Internacional y la OCDE, organización en la que el Gobierno argentino quiere ingresar. El nuevo periodo de aperturismo económico del actual Gobierno argentino está dando sus primeros frutos con la intensificación de las visitas de Estado a Argentina y la designación de país austral, como país anfitrión del G20.

Asimismo, se espera que la economía argentina vuelva el próximo año a la senda de crecimiento, con cifras que, según las distintas instituciones y analistas económicos, podrían situarse entre un 2,7 y un 3,2% del PIB, gracias, sobre todo, a una reactivación del sector relacionados con la agricultura y la construcción.
Considerando todo lo expuesto, el Gobierno argentino ha destacado por su decisión a la hora de adoptar un batería de reformas en un entorno económico y social nada fácil. En este sentido hay que recordar que en la Cumbre del B20 celebrado los días 3 y 4 de septiembre en Hangzhou, la Directora del Fondo Monetario Internacional, la Sra. Christian Lagarde, y el Director General de la OCDE, D. Ángel Gurria, coincidieron en que la capacidad de los instrumentos de la Política Monetaria en la reactivación del crecimiento económico estaba en gran medida agotada, y que era necesario que los Gobiernos hicieran más hincapié en la Política fiscal y en las reformas estructurales, donde existe un gran margen de maniobra para relanzar el crecimiento de las economías del G20.

Como segundo mayor inversor extranjero en Argentina, con un stock de inversión directa superior a los 6.400 millones, gracias a la presencia de más de doscientas empresas españolas en Argentina, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales ha adoptado en este periodo una actitud proactiva encaminada a informar a los empresarios españoles sobre la nueva política económica argentina y las nuevas oportunidades que se abren a nuestras españolas en numerosos sectores de la economía argentina. Incluyendo el de infraestructuras, donde se prevé un plan de inversiones para los próximos años de 33 mil millones de USD.

Entre las numerosas actividades en las que ha participado CEOE, debemos destacar, entre otras, las reuniones que mantuvieron en noviembre pasado en Buenos Aires el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo; el vicepresidente de CEOE y presidente de CEPYME, Antonio Garamendi; y la delegación española de empresarios con los ministros de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay y de Producción, Francisco Cabrera; o el encuentro celebrado el pasado mes de mayo en CEOE, donde el Ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina, D. Alfonso Prat-Gay, explicó de manera detallada las reformas llevadas a cabo en Argentina ante 200 empresarios españoles.

Al mismo tiempo, CEOE ha defendido el reinicio de las negociaciones comerciales entre la Unión Europea y MERCOSUR ante el Gobierno, las Autoridades comunitarias y en el seno de BUSINESSERUROPE, al considerar que este acuerdo nos dotaría de un marco de reglas compartido e impulsaría las inversiones y el comercio entre ambos lados del Atlántico.

En este sentido se enmarca también mi participación como presidente de CEOE y vicepresidente de Businesseurope en el Foro de Negocios e Inversiones organizado por la Presidencia y las agencias de promoción de comercio e inversión de Argentina durante los días 12 a 15 de septiembre en Buenos Aires. En el mismo se han abordado diversos aspectos clave para la atracción de la inversión, como son el clima de inversiones, el desarrollo de las alianzas público privadas, el fomento de la innovación, y cuáles son las acciones prioritarias para crear empleo.

En definitiva, CEOE se pone a disposición de Argentina, en general y de la Unión de Industriales Argentinos, organización con la que mantenemos una estrecha vinculación, en particular, con el objeto de que este gran país recobre el peso económico que le corresponde por el nivel de formación y capacidad de emprendimiento de su población. Son las que representan la auténtica riqueza del país.

Publicaciones recientes