DESCUBRE EL DIARIO DIGITAL DE LAS EMPRESAS Descubre nuestro portal dedicado a los empresarios CERRAR (X)
25 sep 2017
Automoción

La producción de vehículos en España descendió un 4,5% entre enero y agosto

La producción de vehículos en España ascendió a 1.874.241 unidades en los ocho primeros meses del año, lo que supone un descenso del 4,51% respecto al mismo periodo del año pasado, según los datos publicados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

Fábrica de vehículos
©Dreamstime

De la citada cantidad, 1.478.554 unidades corresponden a automóviles de turismo, segmento que anotó una caída del 5,80% en relación con igual periodo del año pasado; 30.273 unidades, a todoterrenos, con un aumento del 5,11%, y 365.414 unidades, a vehículos comerciales e industriales, segmento que experimentó un incremento del 0,33%

En agosto, la fabricación de vehículos alcanzó 79.196 unidades, lo que representa una bajada del 28,54% en comparación con el volumen alcanzado en igual mes del año pasado. De ese total, 55.813 unidades corresponden a turismos, con un descenso del 33,75%; 1.647, a todoterrenos, con un aumento del 5,17%, y otras 21.736, a vehículos comerciales e industriales (-13,12%).

En opinión de ANFAC, la causa de este retroceso mensual se debe, sobre todo, al cese de actividad en varias de las plantas productoras españolas, ya que algunas han aprovechado el mes vacacional (agosto) para realizar obras de mantenimiento, deteniendo la producción, y en otras se interrumpió la actividad para llevar a cabo ajustes técnicos ante la llegada de nuevos modelos.

Entre enero y agosto, las exportaciones de vehículos se situaron en 1.601.203 unidades, un 2,06% menos que en igual periodo de 2016. En el mes de agosto, se remitieron al exterior un total de 80.343 vehículos, un 25,53% menos que en igual mes del año pasado. Según ANFAC, las cifras negativas para el acumulado en lo que va de año pueden explicarse en buena parte por el retroceso o estancamiento de algunos mercados de exportación españoles, como Reino Unido y Turquía. La  apreciación del euro también influye de forma negativa en las exportaciones y, por tanto, en la producción.